Los Crímenes Ocultos de un guion mal desarrollado

Los Crímenes Ocultos de un guion mal desarrollado

cimenes ocultos art

Por Ana Prado Pabon
@AnaPradoPabon

Siempre he tenido esa sensación que algo queda faltando cuando se trata de películas adaptadas de grandes libros. Sin embargo, en Crímenes Ocultos, todo parecía ir bien. La posguerra estaba muy bien retratada a través de su diseño de producción. La dureza de una unión soviética a puertas de la guerra fría se reflejaba en su fotografía, y la trama que parecía ser principalmente las acciones de un asesino en serie, la hacía una película prometedora. No obstante, en algún momento, el conjunto de imágenes me agarró por sorpresa y empecé a sentir que algo no estaba encajando en la narrativa. Entonces… la silla me empezó a tallar.

Crímenes Ocultos, la segunda cinta del director Daniel Espinosa empieza a perderse en un ritmo vertiginoso tratando de contar un numero de historias que no caben en 137 minutos, enlatándolas en un drama lleno de arquetipos “típicos” en donde el protagonista, conmovido por la muerte de su ahijado, decide empezar a hacer justicia por su cuenta, mostrándonos un perfecto arco de transformación que no termina tan bien.

La película carece de autenticidad, su lenguaje cinematográfico se va tornando soso, y la historia en sí la van contando a través de cortes rápidos típicos de los telefilmes.

Los actores son desaprovechados por completo y la historia poderosa, que trata de contar la desaparición espeluznante de 44 niños asesinados en situaciones innombrables en el paraíso, pierde fuerza en medio de otras tres historias que distraen al espectador poniendo en bandeja constantes escenas de acción, algo de amor, traición y lealtad.

El casting va apareciendo y desapareciendo sin dejar huella y a pesar que tiene momentos de lucidez, las resoluciones de las tramas son señuelos que nos van llevando a un mismo lugar. La desilusión.

No podría partir de este texto sin antes decirles que de Crímenes Ocultos hay dos cosas por las que hay que quedarse hasta el final;  la buena actuación de Tom Hardy, columna que sostiene la trama, y la rápida pero motivante aparición de Charles Dance.

Como diría un amigo, le doy a este drama y thriller de acción un: “Normal pero entretenida”.

Comments

comments