Made in Colombia (1996 – 2011)

Made in Colombia (1996 – 2011)

15 años de consolidación cinematográfica y apertura mundial

¿Recuerda usted los títulos “Águilas no cazan moscas”, “Edipo alcalde” o “Ilona llega con la lluvia”? ¿Complejo? Seguramente los más adentrados en temas cinematográficos sabrán que fueron las películas colombianas que hace 15 años dieron de qué hablar. ¿Algo más fácil? ¿Qué tal si le pregunto por “La viuda de blanco”, “Guajira” o “La sombra del deseo”?¿Le suenan? Todas fueron superproducciones de la televisión Colombiana para la misma época.

¿Cómo pedir más? Mientras la televisión nacional se encontraba en pleno auge de la mano de Caracol y RCN, el cine seguía siendo visto como un arte lejano y ajeno a nuestra realidad. La pantalla grande no dejaba de ser un medio para los grandes estrenos internacionales que llenaban las salas y difundían publicidad por doquier.

Las cifras son contundentes. De las 273 películas estrenadas en 1996 sólo tres correspondieron a títulos nacionales, algo así como el 1.1% del total, y para 1997 el panorama no mejoró, “La deuda” de Manuel José Álvarezfue la única que se codeó con los Blockbusters extranjeros.

¿Y los temas? En los 90 el país atravesó una difícil situación armada por cuentadel apogeo en el negocio del narcotráfico, un fenómeno que impactó fuertemente el séptimo artey que hasta la fecha deja rezagos en las salas de cine.

Históricamente el cine ha sido ‘exorcista’ de múltiples conflictos armados, tragedias y problemas sociales de distintos países, convirtiéndose en un mecanismo de expresión que permite mostrar al mundo la interiorización que hace el pueblo de estos hechos, sus penas y sufrimientos, y lo que es más importante: el cómo levantarse de ellos.

Sin embargo, algunos estarán pensando que en Colombia sólo se hacen películas sobre narcotráfico, sicarios y prostitutas y están bastante equivocados. “La gente de la Universal”, “Como el gato y el ratón”, “Bolívar soy yo” y “La sombra del caminante” son algunos de los títulos que vivieron a pulso la evolución del cine colombiano y que sin ceñirse a ninguna de las corrientes mencionadas lograron calar en el público propio.

Estos años de perseverancia y trabajo incansable fueron recompensados en 2003 cuando el Senado aprobó la ley de cine, un decreto que incentiva la actividad cinematográfica en el país a través del cobro de impuestos a distribuidores, exhibidores y productores. Un paso certero en lo que sería la consolidación de la industria y la internacionalización del cine nacional.

Gracias a la ley de cine el número de producciones ‘cafeteras’ creció considerablemente logrando en 2004 un total de 9 filmes, una estabilidad para los años siguientes y una cifra record en 2007 con 14 títulos que representaron el 10.29% del total de espectadores.

¿Sólo volumen? La calidad de las películas colombianas crece progresivamente a nivel técnico y de contenidos. Esta década se consolidó una industria rentable que no teme a la diversificación de los temas y que ha permitido al colombiano ir en busca de la película que más le llene. “Los viajes del viento”, “El vuelco del cangrejo” y “Todos tus muertos” son algunos de los filmes que triunfaron en festivales internacionales y reafirmaron que en Colombia hay cine de calidad pa’ rato.

Esta década se consolidó una industria rentable que no teme a la diversificación de los temas y que ha permitido al colombiano ir en busca de la película que más le llene.

 

Comments

comments