Nada de Nervios – Producción Caleña

Nada de Nervios – Producción Caleña

tosca

Nada de nervios

 Duración: 60 min

  • Género: Drama
  • Formato: Digital
  • Año: 2013

  • Dirección: Sebastián Navarro & Armando González Buitrago
  • Producción General: Víctor Gil Nossa – Sary Cabal
  • Guión: Armando González Buitrago

Sinopsis

Las calles desiertas son dominadas por un grupo de cuatro jóvenes asaltantes que usa el miedo como su principal arma. Montados en sus bicicletas, los cuatro deambulan por la ciudad en busca de peatones solitarios. Su líder es Yorman, un muchacho soberbio, atormentado por un recuerdo lejano.

Este grupo de asaltantes es el próximo objetivo de una masiva limpieza social, ejecutada por una banda de despiadados asesinos al servicio de un hombre que teme que sus crímenes obtengan notoriedad. Breyner, el hermano mayor de Yorman, pertenece a esa banda. Breyner comparte una impetuosa amistad con otro de los miembros de la banda, Jefferson.  Jefferson está decidido a cumplir con su objetivo: Acabar con la vida de los cuatro asaltantes; incluyendo la del hermano de su mejor amigo.

Dirección

Nada de nervios acude a la narrativa del género western -películas de vaqueros- de manera simbólica. Todo sucede en el contexto de una Cali ficticia; de calles desiertas y  en donde se puede sentir que algo malo está por ocurrir. Las bicicletas y las motos parecen caballos; y los que las usan, forajidos. La película es un pequeño mundo de sutilezas y sugestiones, un mundo más atípico, en el que hay que conocer a los personajes por sus silencios y prestar atención al trasfondo que implica cada diálogo.

Se trata de una historia que gira alrededor del miedo. Miedo a la soledad, miedo a la redención, miedo a la notoriedad, miedo a lo imprevisto y miedo a la muerte. La película confronta a los conceptos de prudencia y cobardía, con el objetivo de que el espectador los replantee.

Nada de nervios propone una manera singular de retratar a la delincuencia juvenil en el cine. No usa herramientas narrativas como el narcotráfico, ni requiere del uso excesivo de modismos para explicar a sus personajes. Los personajes, en cambio, hablan en tonos nostálgicos, se preguntan por lo que les espera y tienen un pasado enorme.

La propuesta visual incluye el uso de más de veinte locaciones; siendo las principales las calles industriales del norte de la ciudad y el paisaje rural del corregimiento de Santa Helena, Valle del Cauca. El director de fotografía, Sebastián Navarro, se preocupó por todos los detalles de la composición de sus imágenes y decidió trabajar con una cámara Canon 60D. El montaje, realizado por el mismo director, Sebastián Navarro, se caracteriza por las historias paralelas y el elevado número de cortes desencadenados en parte por la frenética música original de la película, compuesta por Mauricio Suaza.

El libreto escrito por Armando González Buitrago, emula escenas de películas como: “La pandilla salvaje” y “Érase una vez en el oeste”. Su objetivo es contextualizar tales escenas en la Cali contemporánea para expresar la similitud entre los conflictos. También intenta intrigar al espectador con datos incompletos de personajes que no hacen parte del núcleo de la historia.

Nada de nervios apuesta por hacer de un género común, algo diferente. No interesa hacer un retrato de la realidad porque ya hay demasiados. Apuesta por la sensibilidad de sus personajes y el ritmo de su historia; por encima del realismo y la crónica investigativa. No maneja un discurso porque no tiene un mensaje directo para los espectadores, ni un final cerrado. Cada persona asimila la película de una manera diferente.

Nada de nervios es una película dirigida al público juvenil, pero en la que se transmiten ideas maduras: Asesinos burlándose con cinismo de la mala imagen que le dan al país y de la imposición hacia las películas violentas como: “Retratos de la realidad”  y “más de lo mismo”. También recaló la idea de realizar una película de pandillas sin policías, ni padres, ni religión.

Es una película codirigida. Codirigir es un acto de paciencia y tolerancia. Ambos directores tienen puntos de vista y gustos diferentes, pero eso hace que los resultados sean originales. Navarro trabajó como camarógrafo y González en la historia.

Producción

La producción de Nada de nervios es netamente independiente y pertenece a la productora Kanuto Art. Estuvo a cargo del estudiante de comunicación Víctor Gil Nossa y la realizadora Sary Cabal. La producción no recurrió a convocatorias, no tuvo apoyos públicos, ni tampoco estuvo auspiciada por alguna universidad o institución educativa. Mágicamente hizo rendir su minúsculo presupuesto -que rondó entre los 5 y 6 millones de pesos- buscando alianzas con gente similar, que quería moverse y producir. Así, se involucraron tres productores asociados.

No hay pretensiones más allá del aprendizaje, la experiencia y el ánimo de compartir la obra.

“Hay que aclarar que el proyecto empezó como un cortometraje a finales del año 2012. Cuando decidimos extenderlo, después del primer rodaje, no supimos a cuál terreno nos adentrábamos porque nadie tenía experiencia trabajando en largometrajes”.

Armando González Buitrago.

El Casting presenta a un reparto lleno de caras nuevas, que incluye a tres egresados de Estudio de actores, entre los que se destaca el debut de Jefferson Carabalí (Jefferson), que trabajó en el seriado de Caracol Televisión, “La Selección” y en la película, “Qué viva la música!”, de Carlos Moreno. El casting fue dirigido por la productora Sary Cabal y se trató de encontrar una parte del reparto, destacando el compromiso y la experiencia; y luego complementarlo con personas sin experiencia que mostraran gran interés por trabajar en la película y colaborar con sus realizadores.

La meta de la promoción es distribuir la película en lugares reconocidos por su gestión cultural, que faciliten la realización de proyecciones y conferencias. En dichos eventos se expondrá todo el proceso de producción de la película y el estilo de dirección. Los actores también participarían de la conferencia y se distribuiría material gráfico de la película al finalizar el evento.

La producción de Nada de nervios reconoce el impacto de Lugar a dudas en el entorno cultural de la ciudad y solo espera recibir la oportunidad de compartir este trabajo independiente, que en enero cumplirá un año y medio desde su esbozo. Sería un privilegio y un premio al trabajo duro de sus realizadores.

Este momento de Cali propició a esta película. Había que hacerla. Había que hablar sobre las limpiezas sociales y sobre los ladrones de celulares… Solo que lo íbamos a hacer a nuestra manera.

Reparto

·         Breyner – Jhonatan Méndez

·         Jefferson – Jefferson Carabalí

·         Yorman – Anderson Borrero

·         Francisco – Diego Guerra

·         Maicol – Richard Ramos

Comments

comments