Ojos bien cerrados

Ojos bien cerrados

Los matrimonios tienden a olvidarse de lo promiscuos y perversos que somos cada uno de nosotros. Grave error. William Harford (Tom Cruise) anda buscando alivio en la calle mientras en su cabeza lo tortura la imagen de su esposa follándose a un marine. Ella le ha confesado una fantasía sexual que tenía tambaleando su promesa de fidelidad y él necesita una pequeña venganza. El que busca y busca, por supuesto, encuentra. La lujuria está por todos lados: en la calle hay putas, homofobia, pedofilia y sectas secretas con orgías secretas. La infidelidad de su esposa era sólo una fantasía, pero la noche de él se torna irrealmente peligrosa.

Los desnudos de Nicole Kidman (y de varias personas más) son sólo una parte de esta película que penetra en la psique humana, en lo oscuro, en lo escondido, en lo no dicho. Imágenes y música fascinantes acompañan esta historia de seres sexuales como todos, sin respuestas consoladoras ni lecciones morales.

La última obra de un magnífico director.

Stanley Kubrick

Estados Unidos , 1999.

TRAILER

Comments

comments