Remakes de Terror

Remakes de Terror

Un remake es el término usado en el cine para definir las películas cuya trama, personajes y ambientación son duplicados de una obra anterior. Bajo ese enunciado, Hollywood adapta cada año una larga cifra de filmes y los articula a su mecánica de producción en busca de mejores resultados que la cinta original. Algunos triunfaron ampliamente  y revaloraron su argumento como “Scarface” (1983). “La Gran Estafa” (2001) y “Los Infiltrados” (2006). El terror no ha sido ajeno a este fenómeno y en los últimos años se estrenaron nuevas versiones de clásicos del terror estadounidense. Incluso, ha dado hasta para americanizar éxitos en taquilla de todas partes del mundo. ¿Se estará agotando la imaginación para crear nuevas historias que exploren nuestros miedos más profundos?

Masacre en Texas (2003)

Sin superar a su predecesora logra una perspectiva actual, vanguardista y creíble de la misma trama de años atrás (1974) con las bondades de la evolución tecnológica. Una producción que se esmeró en los ambientes oscuros y lúgubres complementados con la exageración de escenas sangrientas y viscerales. En términos generales, un buen remake que le permitió a Marcus Nispel capturar a más de un desprevenido que no conocía la versión original de un hito en el género.

Cuarentena (2008)

Para quienes vieron la sublime versión española “Rec” (2007), el refrito gringo rayará con el cinismo. Copiando diálogo tras dialogo y dejando, al parecer, como único cambio los actores y el idioma,  desembocando en un experimento que simplemente no funciona. Para quienes no vieron la original, ¡háganlo! Seguramente al finalizar odiarán la fotocopia norteamericana.

Halloween, El Origen (2007)

En medio del auge de las precuelas en las sagas, Rob Zombie inmortalizó con negrilla y mayúsculas al icónico Michael Myers. Su película se centró en los aspectos que quedaron por contar acerca de este emblemático personaje en sus primeras historias (1978). Sus  motivaciones, el porqué de sus actos, los problemas en su atmósfera y una familia disfuncional que lo catapulta a convertirse en un auténtico asesino en serie. Uno de los mejores remakes/precuelas que han pasado por nuestras salas de cine.

Pesadilla en la Calle ELM, El Origen (2010)

Un desdibujado Freddy Krueger protagonizó esta precuela que pasó sin pena ni gloria y se encargó de borrar la magia y el misterio que rodeaba la figura del asesino en las pesadillas. Una película que ambiciosamente intentó dar explicación de los orígenes de Krueger pero se quedó corta en el intento y no revela ningún detalle nuevo. Muy poco del sarcástico humor de Freddy en sus entregas anteriores (1984) y pareciera que simplemente se produjo bajo el interés de una película para recaudar dinero olvidándose de los fanáticos de la saga.

Viernes 13 (2009)

Tras su indudable éxito con “Masacre en Texas”, Marcus Nispel fue el responsable de traer a la pantalla a Jason, otro mítico personaje de las películas de terror. Esta vez el asesino de la máscara de Hockey llegó recargado y sediento de muchos más asesinatos que en cualquier otra de sus películas. Se respetaron elementos intrínsecos de la franquicia como las escenas de sexo y drogas tan características y polémicas en los años 80 y 90 generando un gran recibimiento por parte de su público. Para algunos un gran remake, para otros apenas supera la línea.

Comments

comments