#Reseña Mad Max: Fury Road (2015)

#Reseña Mad Max: Fury Road (2015)

mad ma

Si no viste la trilogía Mad Max de los 80s, lo mínimo que debes saber es de qué se trata. Encontrarás una estética de un futuro distópico, pos-apocalíptico, donde la gasolina es el Dios y vale incluso más que el agua, que además escasea. La historia es realmente simple, con pocos diálogos y con mucha acción, pero de lo que definitivamente tenemos que hablar es de su increíble fotografía.

Estamos ante una de las fotografías más deliciosas del cine actual. Limpia y hermosa, nada de efectos súper elaborados, que confunden la mente o imágenes sobresaturadas. Podrás tener visibilidad incluso dentro de las tormentas de arena, en las noches o en la oscuridad, una verdadera obra de arte, que si bien no es nueva en su ejecución, sí marca un precedente amplio en la manera en cómo se muestra normalmente las películas filmadas en el desierto.

Su paleta cromática también es perfectamente cuidada, donde los colores naranja y azul harán vibrar tus ojos y contrastarán súbitamente cuando la arena choque contra un cielo despejado, además el director se da la licencia de incluir fotogramas en blanco y negro de una manera tan sutil, que ni te darás cuenta. No en vano, para los más curiosos, las escenas se filmaron fielmente como cada una de las 3.500 viñetas del Storyboard dibujadas por Mark Sexton.

Es difícil describir el impacto que le brinda la música a todo el film, “Blood Bag”, “Storm Is Coming” o “Chapter Doof” son piezas atmosféricas con una percusión potente y poderosa, con texturas casi salidas del más bizarro taller mecánico que podrás encontrar en el desierto llenando todo el ambiente de una agobiante y en algunos casos sofocante sensación.

En el vestuario, encontraremos la más extraña y alucinante ropa que los personajes puedan llevar, aquí no se escatima en gastos para ello, hasta el personaje más secundario tiene su traje acorde a la función que desempeña, las gafas, el peinado, la suciedad… nada queda al azar. El personaje que definitivamente se roba el Show es Coma-Doof Warrior el Guitar Hero que lanza llamas montado en un tractor lleno de parlantes encargado de instigar e irritar las tropas rumbo a la batalla, su aspecto físico fue inspirado en parte por el guitarrista de AC/DC en sus característicos pantalones cortos y sus tenis converse.

En conclusión, si te gusta este género cinematográfico, la entrada al cine valdrá exactamente cada centavo del que pagaste y si te logras conectar profundamente, es posible que experimentes sensaciones estresantes  y agobiantes por todo el conjunto de elementos que vemos en pantalla, la música, el guión, los vestuarios, hasta la percepción de temperatura, mezclado con la sensación de no poder esconderte en ninguna parte, al estar huyendo de los hombres más locos que jamás hayas imaginado en medio del desierto, sin ningún hueco, pared, edificio, o desvío que te ayude a perderlos y con lo único que cuentas es con una estrategia, tu motor y las esperanzas de que no se te acabe la gasolina. Como recomendación personal, disfrútala en la mejor sala de cine que tus posibilidades te pueda pagar.

En definitiva, una obra de arte que no te puedes dar el lujo de perder y aunque falta mucho para acabar el año, la incluyo desde ya entre las tres mejores del 2015 y de mi top personal.

 

Reseña realizada por Roberto Carlos Lozano

 

Comments

comments