La Isla a Mediodía: Cuento de Julio Cortázar

La Isla a Mediodía: Cuento de Julio Cortázar

 

“El ojo inquieto del personaje lo llevará a imaginar una mejor calidad de vida desde un simple ventanal por donde a las 12 del día disfruta del paisaje de la Isla.”

 

En este excelentísimo relato de Julio Cortázar podemos adentrarnos en el descubrimiento del ojo inquieto que todos poseemos. Marini es un auxiliar de vuelo que sufre de la monótona rutina que desempeña, sufre del círculo laboral donde desarrolla su trabajo y de una realidad  invalida e inauténtica para él, producto del día a día, de la poca sorpresa que le ofrecen sus relaciones laborales, sentimentales e íntimas. Un día descubre que exactamente al mediodía, por uno de los ventanales del avión, se logra disfrutar la vista de una hermosa isla que abraza flotante un tramo del mar que Marini siempre miradesde las alturas cuando repasa el lugar en el avión.

En el relato la Isla, es para este auxiliar agobiado, el punto de escape de esa zozobra diaria que le produce tener que seguir al pie de la letra un horario, un vivir. Marini se obsesiona de a poco con la idea de vivir en aquel lugar exótico y distante de su realidad.  También podemos relacionar a la Isla con la idea de salvación, una pequeña similitud entre la vida (no-vida) o más bien muerte, y la posibilidad de vivir a costa de sus deseos e impulsos.

La locura se manifiesta en Marini de a poco cuando decide imaginar cómo sería estar en ese lugar, poco a poco pierde la razón por el deseo de llegar a la Isla que le puede a apartar de  su  realidad inoportuna.  Aparece la dualidad de los “dos Marini” el Marini sujeto parte de su labor, empleo y cultura. Y el Marini irracional que busca escapar de aquel entorno, incluso a costa de su propia cordura.

El ojo inquieto del personaje lo llevará a imaginar una mejor calidad de vida desde un simple ventanal por donde a las 12 del día disfruta del paisaje de la Isla. Este estado crea un entorno distinto a partir del ojo inquieto que goza del horizonte. Marini en un instante de  enajenación, construye un relato que describe personajes y sectores de la Isla que ha logrado avivar desde esa vista lejana que tiene a diario. En la historia Marini sufre del hombre doble, pues el cuento se divide en dos fragmentos que hacen entender cómo el deseo te transforma en otro hombre, el doble o un hombre nuevo. Marini adentro del avión, sometido, y Martini, disfrutando de la Isla y sus posibles amables habitantes.   En el desenlace de este encantador relato, que invito a leer, el auxiliar de vuelo descubrirá  la síntesis de su fijación por este lugar y manifestará, a su manera, un desenlace que lo acerque a aquella isla que la mirada inquieta de Marini  decidió recrear por completo.

 

Cortázar

 

Comments

comments