Las barbies también sueñan con muertos

Las barbies también sueñan con muertos

Los personajes son sacados de una realidad “normal”: una incomprensiva familia, una rígida academia militar, un trabajo monótono, una aventura en el barrio o un ego a punto de estallar.

Las a veces cómicas pero trágicas crónicas son contadas con lujo de detalles y con diálogos simples que incluyen hasta charlas por Messenger con los protagonistas. Ellos buscan en sus crisis existenciales un atajo que ni la Muerte desea. Este es el caso, por ejemplo, de una bonita joven que, con ganas de hablarle al mundo, es frustrada por el estereotipo de una multinacional que la contrata: “Las barbies no hablan”.

Del trabajo de grado del autor como periodista nos queda este libro, recomendando para quienes quieran suicidarse. Tal vez cambien su decisión al conocer las historias de otros igualmente desesperados; y si finalmente lo hacen y fallan en el intento, pues tendrán algo para leer y divertirse mientras la vida les regala otra oportunidad en una clínica de reposo.

Comments

comments