Las formas de la pereza

Las formas de la pereza

¿Qué hacer con una beca completamente remunerada en Berlín? Lo que hizo el autor: leer, pasear en bicicleta, visitar museos, ir a conciertos, y escribir un libro con el preciso título del envidiable estilo de vagabundería al que tuvo acceso desvergonzado por un año.

Una colección de ensayos claros, cortos y concisos sobre el amor, la literatura y el periodismo, donde nos advierte sobre el inminente peligro de leer libros, lo mal escritor que es Paulo Coelho, la globalización tipo Google (la buena) y tipo McDonald’s (la mala), y sobre la conveniencia de casarse sin amor para asegurar la felicidad conyugal.

Incluye un análisis del por qué «en algunos problemas que hoy preocupan a las sociedades avanzadas está esa “infelicidad de la felicidad, esa enfermedad del que está bien”: el aburrimiento». Y justifica la importancia del ocio y la pereza en el proceso creativo de todo escritor en este desocupado oficio “que el trabajo desenfrenado no nos da”.

Un dilatado bostezo…”.

Héctor Abad Faciolince

Aguilar Editores

218 páginas

Comments

comments