El Pogo

El Pogo

Cada música lleva en si misma una vibración que hace a un cuerpo moverse, y a estos movimientos corporales les llamamos baile ó danza; el pogo es un de estos bailes pero con un sin número de particularidades pogoque lo hacen muy diferente a otros.

El movimiento que gira alrededor de este  baile  genera  gran controversia especialmente entre distintas generaciones; para los jóvenes es su forma particular de sentir la música y de vibrar con ella, expresando de esta manera sus emociones. Para los adultos, es una expresión vasta de agresividad camuflada con el velo de la moda, es decir, como “lo que es moda no incomoda”, permite que se llegue al límite entre la necesidad de desahogo de cada quien y el irrespeto por los derechos del otro.

Sin embargo, intentando ir un poco más allá de la mera experiencia subjetiva de cada quien, cabe preguntarse ¿que es lo que verdaderamente buscan los jóvenes de la Generación X y más aún, ¿Qué están intentando expresar con este tipo de floreo?

A este respecto vale la pena plantearse algunas hipótesis que cobran validez en la medida en que cada uno las pueda someter a prueba dentro de su experiencia individual.

Por un lado, podría plantearse que el pogo evidencia la necesidad cultural de exteriorizar la
agresividad y el odio, que comúnmente tienen que estar reprimidos pues son sentimientos mal vistos socialmente, de esta manera, este baile legitimaría un espacio para hacer “lo prohibido”, para sacar “las malas energías que corroen el alma”, permitiendo así que el individuo que tiene la posibilidad de desahogarse en ese espacio donde no es juzgado, tenga un mejor desenvolvimiento en sus relaciones sociales cotidianas pues ya ha exteriorizado su agresividad, y no tiene la necesidad de “descargarla” en otros.

Por otro lado, el pogo podría ser visto como el síntoma de una sociedad enferma y en extremo
caótica, pero sobretodo, habitada en cada rincón por la soledad, donde los hombres sólo son
valorados en la medida en que puedan producir y consumir y donde la posibilidad de establecer lazos con otras personas disminuye día a día.
El pogo seria pues parte de este consumo, de la cultura esnobista que nos desborda, pero también un antídoto contra la soledad, pues no se necesita de otro para bailarlo y brinda la posibilidad de expresar nuestra ira hacia el mundo.

Así pues, cada quien tiene sus razones para practicarlo – por moda, por rebeldía, por llamar la atención o por sentirse libres -, ó para evitarlo. Lo cierto es que su fin original fue el de liberar malas energías, miedos, iras, angustias etc. y por ello no existen modelos o estereotipos para bailarlo sino que cada quien lo disfruta de acuerdo a su sentir particular en un momento y lugar particulares.

EL POGO nació del movimiento punk de finales de los 70´s, en el Reino Unido y Alemania, donde una generación de jóvenes rebeldes y en contra de todo lo impuesto por la sociedad conservadora, decidieron imponer sus propias reglas.

Quien se cree fue el primero en poguear es Jhonny Rotten, vocalista de la banda de rock denominada “The Sex Pistols”, quién tomó el nombre de pogo de una danza africana, en la cual había mucho contacto físico violento, pero el expresar la violencia no era el objetivo del baile, por el contrario, su objetivo era liberar a los sacerdotes de las malas energías, mediante la agitación física producida por saltos orientado por un ritmo específico, el contacto físico con el otro se daba por la cercanía de los cuerpos, pero no porque se buscaran para golpearse.

Desde ese momento hasta ahora, han nacido muchos tipos de pogo de acuerdo a cada movimiento rockero, como por ejemplo el SLAM que nace con el hardcore-, el HIP – HOP y el GRUNGE, este último consiste básicamente en saltar teniendo muy poco contacto físico con el otro. Por esta misma línea encontramos el SKONKING, el cual nació con el SKA por los años 50´s en Jamaica – donde se bailaba de forma similar al reggae-, y fue retomado por los Punks a principio de los 80´s, en Inglaterra – donde adquiere la característica del contacto físico-, volviendo a tener bastante vigencia ahora a finales de los 90¨s

Por: Angélica María Ospina
Psicología

OPINIONES
ANDRÉS
“El pogo es una danza. Algunos piensan que es ir  a romperle la cara a otros, pero eso es una estupidez. Yo pogueo porque me gusta la música que se relaciona con este tipo de danza, me parece que es una forma de bailar como cualquier otra, es una forma de destensionarse”.

ANA MARÍA
“El pogo es una expresión de rebeldía, de ir contra las normas… Además de sollarse la     música…     Expresa desacuerdo. A mi me gusta ver pero no meterme, porque me parece super violento y no va con mi personalidad, porque no es mi forma de expresar desacuerdo”

Comments

comments