El Último Rekurso

El Último Rekurso

Violencia, Punk y Rock. Contrario a lo que pueden pensar muchos, hay más palabras de paz en este género que la real violencia de la ciudad. Por eso, estos cinco manes, cansados de lo que veían en las calles y sus vidas, terminaron juntos haciendo música. La mejor manera de transmitir un mensaje.

diana_cuartas1

Foto por: Diana Cuartas

La banda inició en 2000 con una formación diferente a la actual y que ha cambiado a través de los años aportándole nuevos sonidos al género. “Se trataba de buscar un sonido y un cuerpo propio con el que pudiéramos sentirnos identificados”. Su primer demo, “La Marcha”, sale a finales de 2005 con canciones que irían  a parar en su primer álbum en ese mismo año, República de idiotas. Un trabajo visceral y urbano como ellos, hecho del único modo que se trabaja la música que no es parte de las masas en Colombia, a punta de autogestión y autoproducción. Mejor dicho, con las uñas.

En Colombia tal vez la gente se acerca poco al punk, y a los géneros pesados del rock, por la imagen negativa que los medios masivos promueven de ellos, que no es totalmente gratuita, pero sí es sobredimensionada y amarillista. El Último Rekurso promueve la rotación gratuita de su música entre sus seguidores debido a las dificultades de comercialización que tienen, creando la posibilidad de que otras personas se acerquen al género. “De esto no vamos a vivir… pero ¡ahí está la lucha!”

En 2006, en Cali, tocaron con MISFIST — una banda culto del punk —, en un evento que probó que la escena roquera caleña no son puras bandas pop y pura música desechable. El pasado noviembre estuvieron en Bogotá al lado de una banda de amplia trayectoria, El Último ke Zierre.

En este país no hay izquierda ni derecha que funcione, por eso el último recurso que nos queda es descargar su música en www.mayspace.com/elultimorekurso, para escuchar que no todos estamos conformes con las cosas como son y que todos los géneros tienen un mensaje social. ¡Arriba el Punk Rock de verdad!

Fotos de EL ÚLTIMO REKURSO por Hugo Millán:

Comments

comments