ENTREVISTA: MANU CHAO

ENTREVISTA: MANU CHAO

Con Clandestino (1998), su primer álbum en solitario, Manu Chao encabezó durante cuatro semanas las listas europeas de ventas, con un total de tres millones de copias. Artista y trotamundos, Manu nació hace 50 años en un suburbio al oeste de París. Es hijo de padres españoles, llegados a Francia como refugiados republicanos y creció jugando al fútbol con los chicos del barrio. Cuando joven se animó a hacer música, formó parte de grupos como ‘Hot  Pants’, ‘Los Carayos’ y el muy célebre ‘Mano Negra’, con el que recorrió Latinoamérica. En su música reconocemos un manifiesto de muchas influencias, que al ser sumadas, prenden la gozadera, incitan los elogios y renuevan la esperanza que yace bajo cada piedra.

 

¿Cuál es la importancia del periodismo juvenil en el mundo?

Es muy importante que el periodismo sea libre e independiente. Y para eso lo fundamental es que haya una buena educación para los jóvenes y que éstos, a su vez, se la tomen en serio. Hoy en día el periodismo está cada día más difícil, sobre todo en la parte impresa. Entonces se hace más difícil ganarse la vida como un periodista libre e independiente. Y ahí es donde hay que buscar nuevas vías para poder llevar un periodismo libre a las masas.

 

¿La música es tu catalizador de rabia?

El sentimiento natural mío y de mucha gente cuando vemos cómo funciona el mundo de hoy es la rabia. No es algo natural, ni ancestral. La rabia es lo que nace cuando ves la corrupción, las  legalidades y la manera cómo está funcionando todo. Si el motor que tienes dentro de ti, es la esperanza de un mundo mejor, es importante canalizar esa rabia a través de una energía positiva, que para mí es mi música. Y en eso estamos cada día, porque hoy en día las razones para tener rabia son iguales o mayores que hace 15 o 20 años.

 

¿Has sentido que con tu música ha habido un cambio en las generaciones que la han escuchado?

Evidentemente que sí. El mundo está siempre en evolución y la gente evoluciona también. Yo veo ese cambio en los shows. Creo que el mayor orgullo nuestro es verdaderamente el público que viene a nuestros shows ya que es súper diverso. Hay un poco de todo a nivel social, hay mucha gente diferente a nivel de edades; hay siempre un público nuevo. Hay gente de culturas muy diferentes, y yo creo que eso es algo muy positivo porque es gente que en el día a día nunca se encuentra, ni se comunica entre sí, y llegan a nuestros conciertos y rompen las barreras geográficas, culturales y de edades.

 

¿Qué piensas sobre los movimientos estudiantiles que se han venido realizando estos últimos años?

Indispensables. No conozco el mundo entero pero por donde voy, veo que se está deteriorando más la educación pública, y está creciendo una cierta educación privada. Personalmente, considero que esto es un error fatal para el futuro de todos, porque hacer una educación a dos velocidades es muy peligroso pues no es nada positiva para el futuro. Se le está dando más apoyo a la educación privada y se está dejando morir a fuego lento la educación pública.

 

¿Crees que los artistas, y la música en general deben cambiar el CD y someterse de una vez por todas a una transformación digital?

El CD es un formato que en poco tiempo será obsoleto, porque ya todo evolucionó. Internet evolucionó de manera súper rápida; todo está cambiando ahora. El CD siempre fue un formato frágil. Todo debe ir evolucionando ya.

 

¿Crees que las cosas del pasado duran más que las construidas ahora?

Evidentemente. A nivel de tecnología y de artesanía hace años se construían cosas pa’ durar. Hoy en día muchas empresas construyen deliberadamente objetos pensados para durar poco. Hay un frenesí del consumismo y a ninguna de esas empresas les interesa vender algo que dure 15 años porque están en ese loco sistema en que tienen que estar vendiendo y vendiendo.

 

Esa es otra de las batallas terribles hoy en día, esa dictadura de lo desechable, de las cosas que siempre tienen que ser nuevas.  Esa dictadura de la novedad que es puro consumismo, es algo que nos lleva a una catástrofe generalizada. Poco a poco hay que saber que los recursos de este planeta no son tantos y que lo que se fabrique tienen que se pensado para durar.

 

¿Qué opinas sobre la manera como estamos acabando con el medio ambiente?

Es que viene mucho de esa política generalizada a nivel de la industria, de lo desechable. El siglo XXI tiene que ser de reciclaje, no de lo desechable. Si no, no habrá futuro porque acabaremos con todos los recursos.

 

¿Cuál es el álbum con el que más te identificas, el que tiene escrito por todas partes MANU

CHAO?

No lo sé (risas). Ahí le estás preguntando a la persona más subjetiva en el tema. Pero evidentemente hay un álbum que ha marcado realmente un antes y un después y es CLANDESTINO.

 

Pero también está todo lo que se hizo con Mano Negra que curiosamente mucha juventud vuelve a escuchar esa música y nos la pide en los conciertos. Algo que yo aconsejo a todo el mundo y que es una obra que hice hace poco y que pasó desapercibida es el trabajo que hice con la Colifata. Es una radio alternativa de Buenos Aires que emite desde un hospital psiquiátrico y que está gestionada por los internos y externos de ese hospital y que emite cada sábado desde el patio del hospital. Este trabajo se puede encontrar en www.vivalacolifata.org

Es música mía con palabras de ellos y yo creo que es de los trabajos más profundos que hice en mi vida, sinceramente.

 

¿Qué opinas sobre el tema de la legalización de la marihuana?

La sociedad democrática se está metiendo una bala en el pie, penalizándola. De esta manera liberan todo el mercado a la mafia. Yo tengo la íntima convicción de que si en el siglo XX las dictaduras fueron militares, en el siglo XXI las dictaduras van a ser mafiosas. Sólo mira lo que acontece en México ahora, Colombia sabe perfectamente del problema también. Pero entre más se le deje el mercado a las mafias, éstas se harán más fuertes. Hay que tener claro que el primer enemigo de la democracia es la mafia.

 

¿A quién o a qué le darías clavo?

La lista es tan larga… Harían falta muchos clavos. Creo que la cuestión es avanzar clavito a clavito y que cada uno vaya plantando esos clavos para construir, al nivel que se pueda, y hacer las cosas que sean necesarias para un futuro mejor para los hijos de todos. Y, clavos para criticar, es que la lista es tan larga… Caín necesita un camión de clavos.

 

BONUS TRACK

UNA COMIDA: Nueces con miel

UN COLOR: Amarillo

UN PERSONAJE: El Chapulín

UN LIBRO: Memorias del fuego, Eduardo Galeano

UN PAÍS: El planeta

UNA PALABRA: Amor (y Honestidad)

UN SUEÑO: Infinito

Comments

comments