La Manía del Ukelele

La Manía del Ukelele

ukulele

Si hay algo fascinante de la música es que vive en constante evolución. La base de ésta es la experimentación y la fusión de instrumentos y sonidos que permitan explorar nuevas nociones y difundirlas. En este idioma universal, no hay límites. Y ya que hemos ambientado el siglo XXI con elementos clásicos de todo tipo, porque no implementarlo en la música.

De un tiempo para acá, el ukelele ha vuelto al ruedo. Un simpático instrumento que ha tomado popularidad en los últimos 10 años. Con seguridad, usted lo ha visto y escuchado, pero puede que no distinga su sonido. No es diferente al de una guitarra, de hecho, es similar, solo que un poco agudo, como tocar sobre el noveno traste de la guitarra en adelante.

El ‘uke’ a diferencia de la guitarra, tiene cuatro cuerdas. Se originó como una interpretación del Machete de Braça, un instrumento relacionado con el Cavaquinho, Timple, Braguinha y el Rajao sobre la década de 1880 en Hawái. El tono y el volumen del instrumento varía de acuerdo a su tamaño y construcción: soprano, concierto, barítono y tenor.

En cuanto a su origen etimológico, Uke (flea) y lele (jumping) significan en español ‘pulga saltarina’. La leyenda atribuye el nombre por el apodo del ex oficial inglés Edward William Purvis, parte del curul del Rey David Kalakaua, debido a su pequeño tamaño, su actitud nerviosa y su experiencia al tocar el instrumento.

Con los años, la industria del turismo toma la isla de Hawái, dando nacimiento a la popular imagen de la mujer en falda de pasto, sostén de cocos, flores sobre la cabeza y tocando dicho instrumento mientras mueven las caderas. La fiebre del ukulele había comenzado. Se desplegó en gran parte de Europa, entre esas Inglaterra, donde se comenzaron a cantar novelas contando la historia de los marines en misión.

En los 50’s, Lyle Ritz introdujo el instrumento en la música Jazz. Para el 63, Joe Brown le dedicaba un álbum al uke. Elvis Presley iniciaba su carrera musical implementando los sonidos del uke y para los 80’s Paul McCartney, John Lennon y George Harrison caían en las redes de ukelele.

La popularidad del uke se debe a artistas como Jake Shimabukuro o Israel Kamakawiwo’ole quien mezcló en su canción Somewhere Over the Rainbow a las canciones, Over The rainbow, que fue hecha para la película El Mago de Oz, y What A Wonderful World de Louis Armstrong. Norteamérica e Inglaterra se habían dejado caer sobre el uke y la revolución musical comenzaba: Here comes the Sun, Devil in Disguise y I Wish You Love eran solo el principio.

Años después el ukelele hacía parte de diversos géneros, desde los tropicales al Rock, Blues, Country y Pop. Amanda ‘fucking’ Palmer, The Kings Blues, Patrick Wolf, Eddie Vedder (Pearl Jam), Hellgoodbye, Taylor Swift y hasta Jason Mraz con su I’m Yours hacen parte de la lista de intérpretes del instrumento.

Temas como Hey Soul Sister de Train, Let it Be (ukulele versión), ‘Respira’ y ‘Mona lisa’ de la agrupación colombiana Alkilados y Natalia Lafourcade demuestran que el uke logró entregar diversidad a la evolución musical de diferentes géneros, prueba de que en la variedad, se encuentra el placer.

Comments

comments