La Tigresa del Oriente

La Tigresa del Oriente

La tigresa del oriente (4)

 

La reina de lo popular

 

No tendrá el cuerpo de Madonna, ni la voz de Christina Aguilera, ni mucho menos la juventud de Katy Perry, pero es tan famosa como cualquier diva del mundo del pop. A sus 72 años ha logrado conquistar a medio Planeta con su estilo único y original, que aunque para algunos es una completa ridiculez, para otros es símbolo de la perseverancia y la dedicación. Judith Bustos, como es su nombre de pila, es oriunda de Constancia, una población al norte de Perú, lugar donde pasó sus primeros años de vida los cuales no fueron para nada fáciles. Desde muy joven tuvo que sortear con las dificultades que trae consigo la pobreza y la falta de oportunidades, situaciones que nunca mellaron su sueño de ser artista. Ya casi en el ocaso de su existencia Judith, o La Tigresa, decidió que era momento de realizarse como persona y como no tenía ya nada qué perder, lo arriesgó todo por lograr eso que tanto anhelaba ser: una cantante de música popular. Así fue como con unas simples canciones compuestas por ella y unos cuantos vídeos musicales de dudosa calidad logró hacerse a la fama a través de YouTube, la plataforma audiovisual más importante de la Internet, convirtiéndose de la noche a la mañana en toda una sensación viral. Si canta o no, a nadie le importa, porque ella en sí misma es todo un personaje. El Clavo tuvo la oportunidad de conocer un poco de su historia y de su universo lleno de lentejuelas, animal print, garras falsas y una que otra desafinada vocal.

 

¿Qué motivó a Juana Judith Bustos, La Tigresa del Oriente, a convertirse en artista?

Bueno, es algo que estuvo siempre dentro de mí. Desde muy pequeña he soñado con ser artista y he intentado toda mi vida en ser parte del mundo del espectáculo. A pesar de provenir de una familia muy humilde del norte del Perú, y de tener una infancia y una adolescencia difíciles mis anhelos nunca desaparecieron. Tuve que pasar muchas cosas para llegar a hacer lo que ahora hago. Le di prioridad a la crianza de mis hijas y una vez pude sacarlas adelante decidí que era tiempo de trabajar por mis sueños. Muchos me dijeron que era tarde, pero eso no lo vi como un impedimento, y véanme aquí, convertida en La Tigresa.

 

¿De dónde nace el nombre de La Tigresa? ¿Y por qué del Oriente?

Porque orgullosamente nací en la selva de mi país y tengo algo de salvaje en mi personalidad. En un principio no sabía si llamarme “La Gatita”, pero mis compañeros de trabajo y mis amigos me dijeron que yo era mucho más que eso. Entonces fui “La Tigresa”. Luego, complementé el nombre con el término “del Oriente”, porque sonaba bonito.

 

La tigresa del oriente (3)¿Cómo es el proceso de desarrollo visual de usted? (Los looks, el maquillaje, la puesta en escena, el vestuario, etc.)

Es un proceso que toma bastante tiempo, aunque muchos no lo crean. Soy muy exigente en eso y soy yo quien personalmente escoge los atuendos, el maquillaje y los accesorios. He creado una identidad y trato siempre de conservarla. Cada vez que una persona ve un traje de animal print o una garra, se acuerda inmediatamente de mí, ¿o no es así?

 

¿Usted en sus inicios se imaginó que iba a ser tan popular?

La verdad nunca pensé llegar tan lejos, porque me considero una persona muy humilde y con los pies muy bien puestos sobre la tierra. Tengo que agradecer mucho a mi público por haberme dado la oportunidad de llevar mi talento a todas partes.

 

¿Por qué cree que la gente ama a La Tigresa?

Yo creo tal vez porque esto de la fama no se me ha subido a la cabeza. Yo sigo siendo la misma señora que sale a hacer el mercado al frente de su casa, que viaja en transporte público, que responde por el quehacer de su hogar, que no le gusta ostentar y que prefiere estar con su gente popular que en eventos o restaurantes lujosos. Sigo siendo auténtica, alegre y más que nada, humana.

 

¿Qué tanto le ha ayudado las redes sociales a su carrera? ¿Usted cree que hubiera sido lo mismo si se hubiera lanzado al ruedo artístico enaños pasados donde no había redes?

En este momento la gente me llama “La Reina de YouTube”, y yo estoy aprovechando eso. Cada situación se da en su tiempo y ésta me tocó precisamente en la era digital. No me he puesto a pensar qué habría sido de mí en otra época, pero lo más seguro es que estaría luchando por alcanzar mis metas. Ahora, las redes sociales son mi herramienta más fuerte y tengo por fortuna a un equipo muy profesional que trabaja en ellas.

 

¿Quién para es usted un ejemplo a seguir?

Mi madre que fue siempre una luchadora. Sacó adelante a una familia con lo poco y nada que tenía. Gracias a Dios heredé su empuje y su tenacidad.

 

¿Cómo usted lidia con los detractores y los ‘trolls’ de internet?

Pienso que nadie es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo, pero en mi caso yo reemplazo el odio con amor, es decir, mi buena vibra va hasta para la gente que trata de dañarme el día. Al final, en esta carrera de ser artista todo suma, incluso con los que no te quieren.

 

¿Usted a quién o a qué le daría clavo y por qué?

Les doy clavo a toda esa gente que me dijo alguna vez que yo nunca iba a lograr ser artista y que era muy tarde para pensar en ser una cantante. Mírenme: aquí estoy, a pesar de los años, de las críticas y el odio, haciendo lo que más amo. He demostrado que sí se puede, sólo es nunca rendirse.

 

Bonus track:

Un Libro: Un Nuevo Amanecer, que es el título de mi autobiografía.
Una canción: Fumando Espero.
Un artista: Sara Montiel.
Una película: Ghost: La Sombra del Amor.
Un momento: El más hermoso de todos: el nacimiento de mis hijas.

 

Autor: Luis Gaviria
Twitter: @luisgaviria226
luis gaviria

Comments

comments