Seventh son of a Seventh son

Seventh son of a Seventh son

Cuando se busca un común denominador, un padre, un dios, respetado por todos los subgéneros y facetas del Metal, se debe reconocer Iron Maiden como el tope del panteón. Al repasar su extensa carrera llena de momentos de gloria y dificultades, se encuentra un clímax musical que logró inmortalizarlos. Coincido con Steve Harris (bajista y líder) cuando expresa que el pico de su carrera fue el progresivo Seventh son of a Seventh son.
El álbum narra la  historia conceptual de la llegada del séptimo hijo, el elegido, el consagrado con el poder del séptimo sentido. El personaje es manipulado por los dos polos universales (el bien y el mal), experimentando así un sinnúmero de situaciones y sentimientos. 

Este trabajo ofrece temas complejos musical y líricamente como “Infinite dreams” y “The Clairvoyant”, los cuales exponen profundidad metafísica y filosófica, mientras las capacidades musicales de los integrantes son explotadas al máximo. Iron Maiden logró hacer un trabajo progresivo sin perder su esencia de heavy metal clásico, temas como “The evil that men do” (encuentro del séptimo hijo con el amor) y “Can I play with madness”, son piezas artísticas fáciles de digerir y llenas de feeling musical.

Muchos críticos consideran este álbum como un desvío del verdadero Maiden (defendiendo trabajos como el Powerslave), yo por mi lado lo considero una evolución perfecta.

Iron Maiden
Producido por Martin Birch
EMI music, 1998

Comments

comments