THIS IS, THIS IS… ¡THIS IS GOZAR!

THIS IS, THIS IS… ¡THIS IS GOZAR!

Portada-This-is-Gozar-HERENCIA-DE-TIMBIQUI

En el verano del 2010 Herencia de Timbiquí llegó al Festival de Jazz de Montreux. Era la primera vez que un grupo colombiano participaba en ese festival con más de 40 años de historia por el que han desfilado artistas de la talla de: Ray Charles, Gary Moore, Eric Clapton,  Johnny Cash, Toto, Jamiroquai, Muse, Camarón de la Isla, Carlos Santana, entre otros.

Era el turno del Pacífico colombiano. La calentura y densidad de este rincón del planeta se apoderó del escenario ubicado en frente al Lago Lemán. Era una fiesta de la diversidad del espíritu humano en la que poco importaba que las barreras idiomáticas impidieran una conversación,  pues el lugar de las palabras era ocupado por los sonidos cocinados a fuego lento durante muchos años de historia. No obstante, la palabra se abrió paso en medio del frenesí musical. En Timbiquinglish–como llaman a su balbuceo del Inglés- buscaron la manera de describir el momento: -Thisis, thisis… mmm….Thisis… ¡Thisis gozar! –Fue lo que atinaron a decir.

Tal vez en ese momento no eran consientes que años más adelante esa anécdota daría nombre a su cuarto trabajo discográfico.Thisis gozares el testimonio fidedigno del proceso de maduración de Herencia de Timbiquí en escenarios de Europa, Asia, África y América. En este disco, currulao, chirimía, bunde, aguabajo, patacoré y arrullos dialogan con rock, pop, jazz, afrobeat,salsa, champeta y bambuco: todo un manjar para los que nos declaramos presos de la gozadera. Este álbum de trece cortes en su mayoría fue producido por Herencia de Timbiquí, salvo A tu manera y Negrito que contaron con la participación de William Holland –más conocido como Quantic.

Nada en el disco se dejó al azar, cuidaron cada detalle para que el producto final estuviera a la altura del proceso que han ido desarrollando. La caratula del disco es obra del legendario Izzi Sanabria, quien era el presentador oficial de La Fania y diseñador gráfico de las carátulas de esta constelación salsera. Sanabria logró captar el sabor del Pacífico y resinificarlo desde la forma y el color.

Thisis gozar en sus trece canciones habla de la cotidianidad de un pueblo que a pesar de vivir en el más descarado olvido todavía le canta al  amor, la esperanza, la tierra, la alegría,  la rumba, la raza, la selva, las angustias, la vida y la muerte desde la perspectiva de sus saberes populares.

Ques que les coge es la canción que encabeza el disco. Una contundente mezcla de currualo y rock en la que se exponen situaciones cotidianas en el Pacífico tratadas con agudeza y picardía. Le sigue Amanecé, la canción con la que el año pasado encantaron al monstruo de la Quinta Vergara de Viña del Mar; en esta oportunidad nos presentan una versión que conserva el sonido tradicional que conocimos hace un año permeado de batería, bajo, guitarra eléctrica y línea de brass.   Aprendí se abre paso con aire de currulao para cantarle al amor de la manera más introspectiva posible.

Con Fin de semana estalla la gozadera, una sabrosa chirimía que da cuenta del ritual popular que llega cuando el rigor de los días laborales es exorcizado con rumba.

Una trompeta con sordina rompe el silencio para darle paso a Sabrás, una bellísima promesa de amor escrita en clave de aguabajo. Indiscutiblemente una canción que hará parte de la discografía de varias historias de amor.

Es el turno de Thisis gozar. Un brass que evoca a las clásicas big band es la antesala de la explosión de sabor que deja manifiestala pulsión salvaje que tenemos por gozar, por escapar de la letanía de los días mediante el jolgorio popular. Es de esas canciones que con solo escucharla una vez, hace que se dibuje una sonrisa en el rostro y que el cuerpo abandone su sepulcral quietud.

Una historia cargada de puntos de giro drásticos llega con Ironía, canción que trata con fina picardía una situación cada vez más común en tiempos de exploración sexual. Aunque la letra es casi una tragedia todo termina en gozadera, así es la gente del Pacífico: alegre en medio de las tragedias que los agobian.

El Pacífico y el Atlántico se abrazan con La KeléKandá, una canción producto de un proceso investigativo que hizo Herencia de Timbiquí en San Basilio de Palenque en el que podemos apreciar que pese a que un subcontinente se interpone entre nuestras dos costas, no solo las carencias son comunes sino también la riqueza cultural de estos pueblos unidos más que por un color de piel.

La fusión de sonidos contemporáneos se retira por un momento del panorama sonoro para darle paso a la música del Pacífico en su versión tradicional: bombo, cununo, guazá y marimba dibujan un paisaje embrujado con Parió la luna.La atmosfera de la selva, el rio y el mar se percibe en Tormenta. Lo que se diga sobre esta obra excepcional de nuestro folclor se queda corto, hay que oírla para viajar por los laberintos de nuestro enigmático y nostálgico Pacífico.

El aguabajo se encuentra con el reaggae para crear el colchón rítmico y armónico de una de las canciones más bellas del disco, A tu manera. Esta canción la escribieron como un homenaje al maestro Ricardo Salgado (padre de Cristhian Salgado, el pianista de Herencia)quien se convirtió en una influencia definitoria para los integrantes del grupo.A tu manera es sin duda alguna un recorrido introspectivo por la ética humana.

Con un currulao hacen una reivindicación del ser negro con Negrito, que sirve como prolegómeno para Afrika, la canción que cierra el disco. Ésta nace en el Continente Negro durante la gira que hicieron allá en el 2013, mientras improvisaban en la calle con una tribu de la región. Tiempo después le regalaron su disco Tambó (la anterior producción discográfica de Herencia) a Ebo Taylor, un connotado músico de Ghana, quien al día siguiente de recibir el presente musical se puso en contacto con los colombianos para colaborar con ellos en esta canción de la que también hace parte el talentosísimo Hector “Coco” Barez, percusionista de Calle 13.

Sin más Thisis gozar es un trabajo discográfico que marca un hito importantísimo para la música nacional como un ejercicio de reivindicación de la memoria histórica y cultural, y no como simple reproducción de formulas “exitosas” para fabricar estrellitas que encabecen los listados radiales.

 

Por: Hugo Correal

@HugoCorreal

Comments

comments