Andrés Velez, cuando la pasión se convierte en empresa

Andrés Velez, cuando la pasión se convierte en empresa

ANDRESVELEZ

Andrés Vélez es uno de los empresarios más originales y más sollados que tiene la industria de la moda en Colombia. Aventurero, amante de la naturaleza, apasionado por el diseño y por la gente, ha logrado romper con el tradicionalismo que tienen muchas personas a la hora de vestirse. Inició su vida empresarial graduándose en Negocios Internacionales, carrera que estudió en Australia, para luego dedicarse por completo al negocio textil en Colombia. Por cosas de la vida descubrió que la creatividad era su fuerte y empezó a hacer mezclas de diseño, que aunque en un inicio parecían descabelladas para muchos, luego establecieron una tendencia y una identidad propias.

Colores, juego, frescura y diversión son, en esencia, cualidades que identifica a su marca Clownaman, la cual empezó siendo un sueño para luego convertirse en una realidad. Los invitamos a conocer la historia de este empresario, que con su energía y buena vibra está sacándola del estadio con un estilo único y muy urbano.

¿Cómo nació Clownaman?

Después de estudiar en Australia por varios años regresé a Colombia a unirme a la empresa de la familia, que en ese momento manejaba una marca de ropa. Ahí aprendí muchas cosas del negocio y del gremio, a pesar de que llegué en un momento no tan bueno, puesto que al tiempo ésta tuvo que cerrar. Luego de eso me incliné a diseñar y fui contratado por varias marcas exportadoras de ropa, donde descubrí poco a poco que tenía mucho talento en esa área. Más adelante y por iniciativa de mi hermano decidí montar junto con él un negocio de estampados de camisetas, que vendíamos en un local que tenía mi padre el cual hizo parte de su marca de ropa cuando esta existía. Ahí nació esta locura.

¿Cuál fue su primer diseño?

Fue una camisa normal, donde mezclé diferentes bases y diseños para hacerla. Era una camisa de rayas azules que tenía bloques en el frente y un número 10 en la espalda.

¿Por qué el nombre de Clownaman?

Resulta que una de las últimas colecciones que hice para los clientes para los que trabajaba como diseñador freelance la llamé “clowns”, que estaba inspirada en los colores del circo —que son todos—, y en la imagen de los payasos. De ahí nació “clownaman” que significa payasear a un hombre, en el sentido que nos reíamos un poquito de la imagen que proyectaba el hombre colombiano, que con su vestuario parecía congelado en el tiempo.

Clownaman1

¿Qué hace diferente a Clownaman?

Somos diferentes en nuestro concepto que gira entorno al juego y la diversión, donde conservamos aún la esencia de ser niños. Tenemos en la cabeza siempre el vernos frescos y sentirnos frescos. Nosotros no seguimos las tendencias, más bien nos gustan salir a la calle a mirar a la gente, en cómo se comporta y en cómo se viste. Por eso cada año a mí me gusta ir a conocer una ciudad nueva del mundo. En ella me sumerjo tres semanas para experimentar su vida y su gente.

¿Cómo sobrevive Clownaman en un mundo de gigantes de la moda?

Hemos sobrevivido por nuestra originalidad. Al inicio fue muy difícil competir contra las grandes marcas internacionales que contaban con enormes capitales y cuya ropa era relativamente barata. Pero cuando los compradores se dieron cuenta de que todos parecían uniformados regresaron a donde nosotros, que de alguna manera les ofrecíamos exclusividad con los diseños. En Clownaman hacemos tirajes pequeños, para dar la sensación de que llevas una prenda única. Digamos que toda nuestra ropa es un producto artesanal de última generación.

¿Cómo es el público que compra en sus tiendas?

Es muy diverso, aunque tiene algo que lo une y que se resume en tres palabras: divertido, aventurero y bailador. Nuestros compradores son personas que les gusta la comodidad y la frescura, que no cumplen con ciertos estándares exigidos por la sociedad. El comprador Clownaman es creativo y explorador.

Clownaman2

¿Por qué algunas de las prendas llevan nombres de personajes?

Nuestra estructura de productos se rige por siluetas y cada una de ellas lleva un nombre para diferenciarla. Esos nombres pueden tener un significado o no, pero casi siempre son asociados a personajes que se cruzaron por ahí en mi vida, como por ejemplo “Federico”, un amigo mío que es flaco y patilargo cuyo nombre sirvió para llamar a unos pantalones tipo bota pitillo.

¿Cuál es la responsabilidad social que tienen ustedes?

Tenemos varias, de hecho. La primera es que generamos empleo, pagamos justo y estamos siempre pendientes de las necesidades del equipo de trabajo. Debo reconocer que hubo una época en la que fuimos muy idealistas, en la que queríamos transformar el mundo a como diese lugar, pero luego entendimos que hacer cosas así sean muy pequeñas también sirve. Somos responsables con el medio ambiente y tratamos que nuestros procesos de confección y estampación no generen impacto negativo en la naturaleza.

¿Qué es el Reciclowning?

Es una estrategia de mercadeo que tiene un contenido social muy importante, donde recibimos la ropa usada de nuestros clientes en buen estado en parte de pago de la ropa nueva. Esas prendas que recogemos se las regalamos a una fundación la cual hace un mercado de pulgas con el que recoge dinero para alimentar a niños de un jardín infantil hijos de madres cabeza de hogar.

¿Qué tan importante es la moda?

La moda se ha ido diluyendo. Lo que pondera es el estilo. El estilo es más importante y este varía en ocupación, uso y forma de vida. El estilo es nuestra identidad.

¿Qué consejo le daría a los jóvenes que están emprendiendo?

Prefiero que no sean consejos pero sí una invitación a que no dejen de divertirse. Para que esa diversión se mantenga deben hacer lo que les gusta. Otra invitación es a que no hagan nada por dinero: trabajen por amor y por pasión.

Comments

comments