César López

César López

Fotografía: Álvaro Rojas

Tiene 32 años, es Ingeniero industrial dela Universidad Javeriana y le falta entregar la tesis de una maestría en Historia  en la Universidad del Valle. Comenzó a camellar desde muy joven, a los 15 años trabajaba en vacaciones en una empresa de helados. Tiene un perro que se llama Silverio.  Actualmente es el director de El Clavo Producciones y profesor en diferentes universidades de Cali.

¿Cuál ha sido tu trayectoria en la Revista el Clavo?

Cuando yo entré a la universidad, El Clavo acababa de arrancar. A mí me gustaba mucho el periodismo desde el colegio, entonces había una convocatoria que necesitaban fotógrafo “con o sin cámara, con o sin experiencia”, así decía el letrero y yo no tenía ni cámara ni experiencia y me fui y no se presentó nadie más, entonces quedé yo.

De ahí después de eso paséa ser parte del Consejo Editorial y después,los integrantes de El Clavo decidieron que yo fuera director y desde ahí he estado en ése cargo. Un tiempo paré de ser director, entonces pasé a gerenciarla revista pensando en crecer pero fue uno de los años más duros que ha tenido la economía, el año 2009. Ahora sigo trabajando como un director, pero con una figura diferente a la que tenía antes. Ahora no estoy tan empapado de la minucia del trabajo de la revista.

¿Por qué decidiste convertir a El Clavo en tu proyecto de vida?

Cuando entré a El Clavo yo decía ¿y bueno, para dónde va El Clavo? Yo estaba en primer semestre y parte del grupo estaba en sexto o séptimo semestre, y  ya estaban pensando como en su vida y yo apenitas estaba arrancando la carrera universitaria.Entonces yo pensé que uno podía vivir de lo que a uno le gusta hacer, por eso El Clavo es unproyecto de vida, porque yo dije, “no pues, a mí me gusta escribir, me gusta tomar fotos, me gusta el diseño, me gusta criticar, me gusta publicar, y que bacano que por eso le paguen a uno”. Entonces a eso dedico gran parte de mi tiempo y por eso soy feliz, y asumo la responsabilidad de lo que estoy haciendo.

¿Por qué decidiste dedicarte a la docencia?

Yo siento que mi proceso de docente es un ciclo, yo no sueño en este momento con ser ni decano ni director de una facultad, ni ser profesor tiempo completo en ninguna universidad. Trabajo en la academia y me dedico al trabajo que siempre critiqué, que es ser profesor, yo no sé si seré bueno o malo, pero bueno, ahí vamos.

¿Cómo te gustaría ver a El Clavo en 15 años?

El Clavo tiene la obligación de ser una escuela de pensamiento de vanguardia, con los pies en la tierra, no un grupo de viejitos aburridores. El Clavo debería estar en toda Sur Américacon jóvenes, debería estar siendo un medio dinamizador de la política local y nacional y ojalá latinoamericana, donde a la gente se le diga !pilas! El Clavo debería ser un proyecto social que siempre se enfoque en un público no masivo, de nicho y con un pensamiento progresista. Como producto debráestar en todas partes, en todo Latinoamérica, yo creo que se puede.

Comments

comments