Changwu Wang: Cuando la disciplina y los valores humanos se convierten en empresa.

Changwu Wang: Cuando la disciplina y los valores humanos se convierten en empresa.

evacol empresario

Es uno de los nuevos rostros empresariales que está tomando protagonismo en la región, por su visión, estrategia y porque supo combinar lo mejor de la filosofías occidental y oriental en la construcción de una empresa sólida y pujante. Estudió Ingeniería en Reparación de Aires Acondicionados, carrera que desempeñó en su país natal China, en sus primeros años como profesional. Pero como es de interesante la vida, el destino le ofreció las oportunidades al otro lado del planeta, en un país desconocido, muy diferente a su cultura y sus costumbres, donde halló el amor y empezó su trabajo como empresario.
Changwu Wang es la prueba viviente de que cualquier cosa se puede lograr cuando se tiene convicciones de acero y una disciplina a prueba de todo. Su empresa EVACOL, es vista por muchos como un ejemplo a seguir, ya que ha logrado en cortísimo tiempo establecerse en el mercado como una de las más competitivas de su sector, teniendo una proyección que parece imparable. He aquí un poco de su historia.

 

¿Por qué usted eligió Colombia para establecer su negocio?

Mi historia comienza en Chile, país al que llegué en el año 2002. Venía con la idea de hacer negocios con la importación de ropa interior y algo de calzado desde China. Allí empecé también a estudiar español y fui poco a poco conociendo cómo era el mercado de esta zona. Amplié mi negocio a Colombia y Ecuador, y durante esos viajes conocí a la que es hoy mi esposa: una hermosa mujer colombiana, que se unió a mi sueño de ser empresario. Luego de una reglamentación de la DIAN, se nos dificultó la importación de mercancía al país, por lo que decidí montar mi propia fábrica aquí en Colombia, algo que ha sido maravilloso porque he encontrado gente muy trabajadora y creativa.

 

¿De dónde nace el nombre de la empresa EVACOL?

El nombre es la unión de dos conceptos. ‘EVA’, que son las siglas del material con el que fabricamos nuestros productos (Etilvinilacetato) y ‘COL’ que significa Colombia, porque siempre hemos querido dejar en claro que nuestra empresa es totalmente colombiana.

 

Cuéntenos cómo fueron sus primeros años de la fábrica

Fue muy duro porque nos tocó trabajar mucho. Empezamos con una máquina la cual fabricaba sólo tres modelos. En nuestros inicios trabajábamos en la empresa mi hermano, que se encargaba de la parte técnica conmigo y mi esposa que hacía su trabajo en el departamento comercial. En esa época trabajábamos tres turnos con siete operarios que manejaban la primera máquina. Fue difícil porque a mí me tocaba vivir en la fábrica porque era el único que podía arreglar los daños que sufría el equipo, ya que yo era el que entendía los manuales en chino y que podía solicitar repuestos. Mi hermano también estaba en ese proceso pero él tenía que viajar constantemente a China y por eso casi todo me correspondía a mí. Recuerdo que a veces arreglaba problemas técnicos a las 3 de la mañana para que la producción no se detuviera. Año tras año fuimos creciendo y en 2011 logramos hacer una empresa sólida la cual contaba con un equipo humano grande y cinco máquinas que producían calzado todos los días.  Lentamente comenzó nuestra expansión hasta el punto que tenemos hoy a más de 400 trabajadores, una planta física muy grande, equipo de última tecnología y varios puntos de venta en el país y en el exterior.

 

¿Qué tan difícil fue adaptarse a la cultura empresarial colombiana?

Lo que hice fue tomar lo mejor de las dos culturas. De China implementé la filosofía de la eficiencia y la productividad. De Colombia aprendí los conceptos de la creatividad. Con estas dos visiones logré crear una sola para hacer una mejor empresa. Los chinos somos muy disciplinados en cuanto al trabajo, y los colombianos tienen chispa a la hora de crear productos. Adaptarse no fue tan complicado, porque me han recibido muy bien, he aprendido muchas cosas muy bonitas de la cultura.

changwu wang

Usted habla de disciplina corporativa, ¿de qué se trata?

Nos hemos regido siempre en tres aspectos fundamentales: el primero es que la empresa debe siempre invertir en mejorar su desempeño. El segundo es que se debe trabajar para que haya rentabilidad, de la cual se impulsa el crecimiento y nacen las oportunidades. El tercero es la sostenibilidad, porque debemos trabajar para que este sueño tenga duración a través del tiempo.

 

EVACOL se ha caracterizado por ser una empresa que le está apostando al desarrollo social. ¿De dónde nace esa iniciativa?

Desde el primer momento hemos tenido claro que los valores humanos son muy importantes. Nosotros podemos comprar muchas máquinas y agrandar la planta, pero si las personas que trabajan aquí no están bien, no podremos progresar. EVACOL siempre ha garantizado el bienestar de su equipo de trabajo, brindándoles seguridad y un ambiente laboral amable. Hemos hecho un compromiso con la sociedad, porque sabemos que ella está por encima de los intereses particulares. Por tal razón le queremos devolver mucho de lo que nos ha dado brindando oportunidades a las personas que lo necesitan. Estamos dentro del programa de los 40 mil primeros empleos del Gobierno y trabajamos con fundaciones que se encargan de capacitar a jóvenes de sectores vulnerables para que ellos tengan opciones de vincularse a la vida laboral.

 

¿Cuál es para usted es la clave del éxito?

La confianza. Uno como empresario debe generar confianza con todo su equipo de trabajo, en el que se hagan vínculos para llegar a un solo propósito. Esa confianza también se debe fortalecer con los clientes y los proveedores, donde el respeto y las buenas prácticas empresariales sean el común de las relaciones.

 

Háblenos de su sueño con EVACOL

Mi sueño es poder hacer de EVACOL una empresa y una marca reconocida a nivel mundial. Eso lo hemos visionado para los próximos diez años y sabemos que lo vamos a lograr.

 

¿Qué consejo les da a los emprendedores?

Mi consejo es siempre ser creativos; que abran su mente a lo que el mercado necesita. Los colombianos tienen ingenio y deben saber aprovecharlo. Otro consejo que doy es que tengan siempre la honestidad en todo lo que hagan. Hay que ser honestos con sus clientes y con su equipo de trabajo. Y más que nada, tener corazón en lo que se hace.

 

EVACOL EN CIFRAS:

Número de empleados directos: 400
Número de empleos indirectos: 1200
Franquicias: 45
Tiendas propias: 10
Número de referencias: 250
Presencia internacional: Ecuador, Perú, República Dominicana, Estados Unidos
Tiempo de fabricación de una unidad de calzado: 5 min
Número de pares de calzados fabricados por día: 16 mil

 

Autor: Luis Gaviria
Twitter: @luisgaviria226
luis gaviria

 

Comments

comments