Christian Garcés Aljure

Christian Garcés Aljure

Foto: Alejandra Vargas Madrid - EL CLAVO

Se describe a sí mismo como una persona muy persistente, exigente y súper sensible hacia las dificultades de las personas. Nosotros agregaríamos que además es muy, muy alto. Con apenas 30 años, lleva 10 metido de cabeza en la política. Actualmente es Presidente del Concejo de Cali. Allí, entre otras cosas, fue autor y ponente del proyecto que le dio vía libre a la construcción de la Manzana del Saber, un plan de ampliación de la Biblioteca Departamental que promete transformar la vida cultural de la ciudad.

¿Cómo pasaste de ser un líder estudiantil a meterte en política?

En la universidad fui Presidente del Consejo Estudiantil. En esos momentos empecé a involucrarme en actividades políticas debido a la crisis que se vivía a nivel nacional y local con los escándalos del Proceso 8000. Ahí me di cuenta de que era necesario que los ciudadanos se comprometieran más con el ejercicio de la política y decidí participar en campañas. En el año 2000 me lancé a la Asamblea con lo que se llamó la Lista de Jóvenes Independientes. No ganamos pero nos fue bien, sacamos 10.300 votos. Desde ese momento me di cuenta de que el rol de político me gustaba mucho.

¿Qué aprendiste gracias a tu experiencia universitaria?

En la época en que yo estudié en la universidad los universitarios eran sumamente pasivos. No habían grupos universitarios, éramos muy pocos en Cali los que desde la universidad ejercíamos algún tipo de liderazgo. Yo logré romper esas barreras y abrirme a la ciudad, y eso fue lo más importante de mi participación en el ejercicio universitario.

¿Cómo llegaste al Concejo Municipal?

Me posesioné como Concejal con 27 años, y decidí hacerlo porque el Concejo en los últimos diez años ha estado conformado mayoritariamente por personas que han olvidado que su principal interés es trabajar por el bienestar general. Quise abrirle un espacio a una forma de hacer política diferente, con un mayor compromiso de trabajo, de servicio, y con un objetivo claro de luchar contra la mediocridad y la corrupción.

¿Qué es lo bueno, lo malo y lo feo de ser Concejal?

Lo bueno es que haces parte del espacio en donde se toman las decisiones más importantes de la ciudad. Lo malo es el desprestigio que tiene la política y la falta de participación de los ciudadanos frente a los asuntos públicos. Y lo feo es que los hechos de corrupción de unos compañeros afectan la imagen de todos, porque el ciudadano común generaliza al hablar de las corporaciones, cuando en el Concejo cada uno actúa de manera individual y es responsable de sus decisiones.

¿Cómo ves el liderazgo universitario actualmente?

Pienso que la ciudad está requiriendo un mayor liderazgo político de los jóvenes universitarios. Siento al universitario alejado de la toma de decisiones en la ciudad. A la mayoría de los jóvenes le falta leer todos los días el periódico, asistir a  foros, actividades públicas para estar conectados con la vida diaria de su ciudad. Sin embargo veo muchos jóvenes líderes que están en diferentes actividades sociales, comunitarias, universitarias en general, y eso es positivo, porque de ahí saldrán personas que después desde el sector privado o desde el sector oficial van a poder prestarle un importante servicio a Cali.

Comments

comments