Historias de estudiantes que ponen sus manos por la paz

Historias de estudiantes que ponen sus manos por la paz

Durante 120 días, cuatro jóvenes de la Universidad Cooperativa de Colombia, se desplazarán a municipios afectados por el conflicto para poner al servicio de las comunidades y del país el conocimiento adquirido en la academia. Entre más de 300 estudiantes, cuatro jóvenes de la sede Bogotá de la Universidad Cooperativa empezaron sus prácticas profesionales dentro del programa “Manos a la paz” del Ministerio del Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad con apoyo de Naciones Unidas. Se trata de la segunda convocatoria para que estudiantes que deseen hacer prácticas, lo hagan en zonas definidas que se han caracterizado por sufrir los efectos de la violencia. Según el ministro para el Posconflicto, Rafael Pardo, más de 300 jóvenes empezaron su “travesía” a 170 municipios. Cuatro de ellos pertenecen a la sede Bogotá de la Universidad Cooperativa: Lady Johanna Vaca Rubio de Comercio internacional, Paul Molano López de Economía, Camilo Bocachica de Ingeniería Electrónica y Leonardo Rodríguez de Comunicación Social.

Hoy, compartiremos la segunda  historia de otro de estos grandes líderes:

Voy a Ciénaga, a trabajar con mucho respeto

Camilo Bocachica (2)

Camilo Bocachica estudió ingeniería electrónica y durante estos cuatro meses deberá trabajar en equipo con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic), en Ciénaga (Magdalena).

Los cuatro estudiantes de la sede que harán parte del grupo de Manos a la paz deberán enfrentarse a múltiples retos, además de los profesionales y académicos. Sobre esto se refiere Camilo Bocachica, quien viajó a Ciénaga (Magdalena) para brindar apoyo en temas de redes de comunicaciones. Comentó que uno de los temas más importantes es llegar y tratar con respeto a las comunidades porque son ellas las que viven y conocen de cerca la problemática de su región.

¿Cómo te enteraste de la convocatoria?

Por el correo institucional. Al principio tenía muchas dudas porque viajar a un lugar que uno no conoce genera cierto temor, pero ya había terminado materias; me faltaba solo lo de  opción de grado, entonces dije: acá hay que hacerlo porque la vida hay que vivirla.

¿Qué dijo la familia?

Están entusiasmados pero les da ciertos nervios porque toda la vida viviendo ahí y luego ir tan lejos.

¿Pero tenían la opción de escoger el municipio?

No. Era a donde te necesitaran, entonces antes de que hicieran la primera reunión con los aspirantes, ellos ya habían revisado todos los perfiles de los inscritos y dependiendo de eso nos llamaron a reunión. Nos hicieron una prueba psicológica y de eso hubo un filtro, dos semanas después me dijeron que abriera una cuenta y nos dieron recomendaciones. Yo ya me vacuné contra la fiebre amarilla porque es una zona tropical y estoy tomando pastillas para repelar mosquitos.

¿Cómo ves la aplicación de tu carrera en esa zona, qué les explicaron?

Hay ciertos programas. A mí me tocó en la parte de Excelencia para el gobierno electrónico; estoy dispuesto a aprender, y ahí me toca manejar con Mintic y con la alcaldía para ayudar a mejorar la parte electrónica del municipio.

¿Con personas del municipio o personas desplazadas?

No. Son con personas del municipio, puede haber desplazados, pero por lo que he investigado es más parte de tecnologías y comunicaciones y mejorar eso.

¿Y sobre la manutención, la vivienda?

Recibimos una ayuda, y nos dijeron que de pronto donde los muchachos se habían quedado, podemos nosotros también. No tengo conocidos allá.

¿Qué dicen los profesores?

Con los que he hablado me dicen que bien, que es una oportunidad que me va a ayudar como persona y como profesional.

¿Alcanzas a graduarte este año?

Será en marzo porque llego hasta diciembre. Y luego buscar trabajo, buscar una conexión con Pnud a ver si se puede. Voy a ir a hacer  mi mejor esfuerzo y ver qué me depara el destino y representar bien a la universidad.

¿En qué temas te sientes fuerte?

En matemáticas, programación, en lógica de programación

¿Qué puede ser difícil de afrontar?

Diría que como me toca trabajar con las comunicaciones, la parte de redes me ha costado un poco.

¿Tienen una preparación sobre cómo tratar a la gente?

Esto lo explicaron en el primer taller  que duró todo el día, nos hablaban sobre cómo llegar a la gente, ser muy respetuoso, o sea, no llegar a imponer lo de uno,  sino a escuchar a los demás porque ellos son los que viven allí y saben mejor los problemas que existen en el territorio. Hay que llegar a escuchar y empezar a demostrar lo que sabe y ya con el tiempo mostrar más el nivel.

¿En seguridad, recomendaciones?

Me tocó hacer  dos cursos virtuales de seguridad, uno básico y otro avanzado, donde nos indicaban aspectos de cómo actuar frente a situaciones sospechosas.