Iván Acosta

Iván Acosta

Foto por: César López - EL CLAVO

Es licenciado en comunicación de la Universidad Austral de Argentina, estudió música en la Universidad Nacional y diseño gráfico en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, de la que no se graduó. Poco a poco se fue enfilando hacia el área de fotografía y así llegó al cine. Es docente de varias universidades y director del cineclub de la Universidad Central, que es el más antiguo de Colombia y el cineclub universitario más antiguo de Latinoamérica. Ha hecho parte de la organización de varios festivales internacionales de cine, entre el que se encuentra el Beeld voor Beeld de Holanda, para el que es coordinador para Latinoamérica.

¿Por qué son importantes los cineclubes en Colombia?

Todo lo que conocemos hoy en día que tenga que ver con cine nace por el cineclubismo y por la gestión de los cineclubes y la inquietud que éstos han creado. Yo siempre he dicho que los festivales de cine no serían lo que son si los cineclubes no hubieran educado la mente y la retina de los espectadores. De hecho la Cinemateca Distrital nace del movimiento cineclubista.

¿A qué le podemos llamar cine independiente?

Es aquel que no está sujeto a manejos y a maniqueos ya sea por parte de las grandes empresas del cine o por otra entidad. Por ejemplo, si yo soy gerente de producción de la Paramount, me llegan guiones y los manipulo, y digo esto se puede y esto no se puede hacer, son películas que pertenecen a un estado de producción masivo. El cine independiente generalmente se hace con los ahorros de una persona que quiere hacer su película para que no se la toquen y cuando uno busca inversionistas se debe asegurar que se respete la parte artística y creativa, que no se metan en mi guión. Eso es lo más independiente que puede existir.

¿Por qué es bueno ver cine en cine?

Cuando se ve cine en una sala de cine estás tú y la pantalla, o sea, tú y la película, no te está timbrando el teléfono, no te están llamando, no estás parándote para un tinto ni para ir al baño, uno está viendo la película todo el tiempo. Es un diálogo película-yo, película-yo. Segundo, el formato del celuloide, la profundidad, la calidad de la imagen, la calidad del sonido, es el diálogo perfecto. Ni el mejor televisor de plasma puede sobrepasar la calidad del celuloide frente a una pantalla grande.

¿Cuáles son las cinco películas obligatorias para ver?

Hay una serie de películas que terminan siendo obligatorias en la medida que tienen qué contarte para que tú aprendas a ver cine. Podemos hablar de El Acorazado Potemkin, El Ciudadano Kane, Los sueños de Akira Kurosawa, Vampire de Carl Dreyer, El Nacimiento de una Nación, El Quijote de Orson Wells. Lo aconsejable para la gente que está empezando, es que vea al principio lo que le gusta y se vaya preparando para que cuando vea El Ciudadano Kane lo haga con gusto. Hay que ir alimentando el ojo, la mente va aprendiendo

Comments

comments