Mónica Llano

Mónica Llano

Es una joven de 29 años, nació en Palmira, su pasión por la escritura empezó desde los siete años de edad y desde los 18 años inició procesos de acercar a los jóvenes a los libros. Es una de las fundadoras de Escribir no Muerde, una metodología que creó el escritor caleño Miguel Fernando Caro.

Amante de la trova cubana y los libros de Ernesto Sábato, aunque también del escritor húngaro Sandor Marai, que puede describir un beso en 10 páginas sin posibilidad de aburrirse. Es una mujer que tiene los pies en la tierra y acaba de lanzar su primera novela,Lujuriana.

Mónica Llano

 

¿Cómo empezaste como escritora?
A los siete años recuerdo que escribí el primer poema que se llamó La vida, ese poema recoge el sentir de una niña que no comprende el mundo en el que vive y en el que crece. La literatura y la escritura sobre todo me ayudaron en toda mi adolescencia a soportar momentos difíciles como la muerte de mi mamá. Entonces la literatura y la escritura fueron como mi gran compañía en esos momentos de la adolescencia que son tan complejos y difíciles.

Y de ahí en adelante, ¿cómo fue tu proceso?
A los 15 años participé en un taller que se llamó Viva lo breve de la Fundación Escribir no muerde, en ese taller me publicaron un cuento que se llamó Duende necio, ese cuento fue seleccionado y publicado. A mí eso me partió la vida en dos, porque una adolescente a la cual los maestros le decían que no era buena para escribir, resulta publicando en un libro. Después trabajé dos años en Duende necio, mi primer libro, un libro que tiene poesía, cuentos y ensayos. Ese libro lo publiqué a los 18 años y gané un premio que se llama María de las estrellas, que otorga la UNESCO a jóvenes escritores. Más adelante, en el año 2006, en el festival Palabras autónomas, me gané un premio en el género Carta en español.

¿Cómo hace una joven para vivir de la escritura?
Mucho amor por el trabajo para resistir los momentos difíciles, porque todos no son fáciles. Pero definitivamente yo no podría decir que vivo de la venta de libros, yo vivo de hacer talleres para hacer que la gente lea y escriba y en medio de los talleres vendo los libros, pero si soy una convencida que ese cuento de la estadística que no se lee en el país es un poco mentiroso porque los jóvenes sí leen, si no que muchas veces lo que se ofrece son cosas que no les llegan.

¿Crees que los libros se van a acabar?
Yo pienso que el tema de Internet es una oportunidad para formar lectores. Yo creo que el contacto con el libro, poder rayarlo con un resaltador, doblar la esquina de la página, guardarlo en mi bolso y escribirle anotaciones al borde de la página. Esa es una pasión que muchos no queremos perder.

Comments

comments