K: un espacio para hacer música

K: un espacio para hacer música

K representa un punto de encuentro, un espacio para hacer música. K es una persona, Julián Pantoja, quien tras la disolución de su antiguo grupo Adlibidum , trabajó durante un año y medio en un proyecto individual dedicado a componer canciones para la realización del álbum Karma Líbido, que fusiona géneros como el rock, el jazz, la cumbia y algunos elementos electrónicos.

K_entrevista_musical

Sin embargo, Pantoja no quería lanzarse como solista, pues prefiere el concepto de banda. Por ello, decidió vincular a varios músicos que pudieran participar del proyecto, pero bajo el liderazgo suyo, lo cual le permitiría a éste seguir haciendo música bajo el nombre K, así la agrupación se desintegre.
K, el grupo, está conformado por Julián Londoño, guitarrista; Ana María Rodríguez, corista; Pablo Pantoja, disc-jockey; Juan Carlos Quiceno, trompetista; y Julián Pantoja, director, bajista y vocalista.
El Clavo estuvo con ellos. Conozcamos su trayectoria y sus opiniones sobre la identidad musical caleña.
¿Cómo se arriesgan a involucrarse en el medio musical, sabiendo las pocas oportunidades que ofrece Cali?
No nos parece que en Cali haya pocas oportunidades para la música. Hay vías, lo que pasa es que hay que saber buscarlas. Asimismo, se debe tener mucho cuidado y mirar lo que se está haciendo y si se está haciendo bien. Cali se ha consolidado como una ciudad rumbera y la música tiene mucha salida por ese lado. Hacer una propuesta diferente, que se salga de los parámetros a los que la gente está acostumbrada, es un poco difícil. Sin embargo, la receptividad a la música que estamos haciendo es buena, pues empleamos secuencias, efectos, fusiones, cortes, y en escena se reemplaza al baterista por otras posibilidades; esto llama la atención.
La canción “ Cumbia Platanera” ya está sonando en emisoras juveniles de Cali. ¿Cómo nace la idea de componer esta canción?
La idea de componer esta canción nació de una convocatoria presentada por una fundación para un programa de la Gobernación, Plan Vallecaucano de Lucha Contra el VIH, donde grupos musicales juveniles de diferentes géneros enviaran un mensaje a la gente de Cali, acerca de la protección contra el VIH y la drogadicción. Así, nos inscribimos y “ Cumbia Platanera” fue seleccionada junto con otras canciones de géneros como el rap y el pop. Esta canción se diferencia de los otros temas que componen el CD, pues los otros son un poco más metafóricos y poéticos.

En el ámbito musical ¿de qué nos hemos perdido los caleños?

En Cali hay varios círculos sociales excluyentes que se pierden de la riqueza musical que tiene nuestra cultura. En nuestra región hay mucho para hacer, pero la mayoría de la gente se está perdiendo de eso. Son pocas las personas que se interesan en ir a los festivales de música colombiana como el Mono Núñez y el festival Petronio Álvarez. No hay una cultura para ir a eventos artísticos. A la sociedad caleña no le gusta “ meterse al fondo” ; se queda con lo de encima, con “ la tapa de la olla”; p refieren ir a rumbear o ver un partido de fútbol. Lo mismo pasa con la música clásica: aquí no conocemos nada de ella. Por eso nos estamos quedando sin músicos buenos para bandas sinfónicas. Ahora no se fomenta en los colegios el estudio musical y no hay una educación temprana para la música… Al menos en este momento, la Universidad del Valle y el Conservatorio están abriendo talleres para que los niños empiecen a apreciar la música desde pequeños.
¿Consideran que Cali tiene una identidad musical?
La gente tiene una errónea concepción sobre la identidad musical de Cali, pues cree que gira en torno a la salsa; pero la salsa no es de Cali sino que viene de Cuba y Puerto Rico. Cali es un sitio donde confluyen muchísimas culturas y es a partir de esa mezcla que nace su identidad.
La gente se identifica con lo que está de moda, y esa moda va cambiando. Antes en Cali no se escuchaba música electrónica y ahora existen lugares donde sólo se escucha esta música, pero también hay otros donde predomina el vallenato, el merengue hip-hop y la salsa fusión. En Cali suenan todo tipo de ritmos y eso influye en el momento de componer una canción.
¿Qué no puede faltar en las canciones de K?
La diversidad. Empezando por quienes conforman la banda: un DJ , un guitarrista clásico, un trompetista, un rockero empírico y una corista. Aquí hay una confluencia de ingredientes de los cuales puede surgir algo interesante. Nos gusta trabajar mucho en la armonía de las canciones para que tengan veneno y sabor; finalmente, procuramos que las letras tengan contenido y que se presten para que cada persona que nos escuche, interprete algo diferente. Gozamos sorprendiendo a la gente.

Comments

comments