Diego Mateus y sus teorías de la conspiración

Diego Mateus y sus teorías de la conspiración

entrevista-diego-mateus

Justo días antes de aparecer por primera vez en las pantallas de los televisores de millones de colombianos en Comediantes de la Noche, le dio por ponerse una pluma como arete sin saber que aquella le otorgaría una nueva identidad: “El Man de la Pluma”. Diego Mateus es un comediante  que se sirve de la cotidianidad no solo para hacer reír, sino también para invitar a reflexionar críticamente sobre aquellas cosas que conspiran contra la felicidad individual y colectiva de los colombianos. Precisamente ese es el tema de su más reciente show: “Teorías de la Conspiración”.

¿Cómo es que un Licenciado en Ciencias Sociales termina en Comediantes de la Noche?

Yo creo que es más bien al revés ¿cómo un comediante se metió a ciencias sociales? Había dos cosas particulares en el colegio que estudie: la parte artística y la fuerte influencia del M-19 cuando era partido político. Entonces tuve una educación muy política y motivado por eso entré a ciencias sociales, pero antes de eso me había vinculado con el teatro y la oralidad. Fueron de la mano. A pesar de que trabajé 10 años como profesor universitario nunca me lo tomé muy en serio, siempre desde la universidad estaba haciendo comedia. Por esa vía llegué al  Festival Iberoamericano de Teatro y de ahí a Comediantes de la Noche.

¿Con una perspectiva tan critica como la de la universidad pública, cómo fue terminar trabajando para RCN que no es propiamente un medio que propicia la crítica?

Yo siempre he entendido la televisión como una empresa, como un trabajo cualquiera. A mi me gustaría trabajar para un medio crítico y estar conectado con eso los medios independientes, pero ser independiente en este país es muy complicado. Hay una cosa que le agradezco a RCN y es que me permitió poder vivir de esto. RCN lo veo como mi lugar de trabajo pero no refleja mi manera de pensar.

¿Cree que después de Jaime Garzón se ha hecho algo nuevo de humor político?

Lo de Jaime Garzón tiene que ver con otras cosas a parte del humor. Tiene que ver con el grupo de personas con las que estaba rodeado, tiene que ver con que el tipo venia de la política, Garzón era amigo de los políticos de ese tiempo. El país entro en un letargo sobre el humor político. Garzón es más el mito porque fue asesinado, pero quizás si estuviera vivo la gente no le pondrían el cuidado que le ponen hoy a su memoria. La crítica no necesariamente tiene que ver con la política, hay muchas otras maneras de ver en qué estamos fallando como sociedad.

¿Usted ubicaría a la historia colombiana en la tragedia o la comedia?

Yo creo que es tragicómica. Colombia tiene unas particularidades de tragedia pero las vemos desde la burla, somos demasiado grotescos con nuestra realidad. La historia de Colombia está basada en el absurdo. Más que la comedia o la tragedia, la historia colombiana está basada en el absurdo: depender de un florero, de un caudillo; tenemos unos triunfos pírricos. Somos muy inmediatistas, es un absurdo. Es una novela basada en el absurdo.

En sus rutinas llega al punto de la neurosis ¿A qué se debe esa rabia que lleva adentro?

En mi vida personal soy un tipo muy calmado, casi paso por rabón porque soy muy serio. La gente piensa que uno es creído pero realmente yo soy tímido. En el escenario desfogo todo eso y sale lo que usted dice. Hay un poder y una energía que lo absorbe a uno. En esencia soy un tipo muy enérgico, siempre he sido muy brusco, muchas veces no sé controlar la energía y en el escenario la desfogo toda con esa neurosis. Más que neurosis creo que es un exceso de energía. A mí en particular me gusta el humor negro y mi manera de actuar en el escenario es muestra de eso. Además Colombia es un país con grandes dosis de doble moral y la neurosis con la que actuó es una manera de develar esa doble moral.

¿Qué es “Teorías de la Conspiración”?

Es una observación de la cotidianidad en la que pretendo develar situaciones en la sociedad que están mal: los taxistas, los odontólogos, los niños, etcétera. Es una obra sobre cómo el mundo en general conspira contra usted pa joderle la existencia, cómo todo está en contra suya para que no sea feliz. Se basa en las teorías conspirativas según las cuales, por ejemplo, fueron los mismos gringos los que tumbaron las Torres Gemelas y que a Kennedy lo mató la CIA.

¿Qué conspira contra usted?

El tiempo es una cosa que conspira contra todos, siempre estamos tratando de ganarle tiempo al tiempo y he descubierto que las cosas hay que tomárselas con calma. No nos alcanza el día para absolutamente nada.

¿Contra qué le gustaría conspirar?

Me gustaría conspirar contra la política. Nosotros criticamos a los políticos pero tal vez si estuviéramos ahí seríamos iguales a ellos. El político es el güevón de turno que se está robando la plata, pero apenas salga él llegará otro güevón de turno. El problema no tiene que ver con los políticos sino con el Estado, con la estructura estatal de este país. Me gustaría conspirar contra cómo está concebida la política estatal. También me gustaría conspirar contra la cotidianidad, me parece que somos muy cercanos a la mediocridad, no nos gusta arriesgar.

¿A qué o a quién ledaría clavo?

Me gustaría darle un clavazo en la cabeza a Petro a ver si se despierta. Petro fue uno de los tipos que me hizo descreer en la política.

Un libro: Preguntale al polvo de John Fante

Una canción: Heroína de Sumo

Una película: Manhattan de Woody Allen.

Por Hugo Correal
@HugoCorreal

Comments

comments