Edgar David López: El mejor clarinetista de Latinoamérica

Edgar David López: El mejor clarinetista de Latinoamérica

Foto: Cortesía FJC

Edgar David López: El mejor clarinetista de Latinoamérica

Nació en Florencia Caquetá hace 24 años. En el Congreso Latinoamericano de Clarinetistas del 2012 en Lima Perú, recibió el título del mejor clarinetista de Latinoamérica. Dice que es un músico simple que le gustaría que en su ausencia, dijeran que él fue un crespo flacuchento que tocaba clarinete; y siempre quiso que las personas disfrutaran de su música.

¿Cómo te enamoraste del clarinete?

Fue extraño. Comencé con el violín por seis meses y no me gustó. Yo quería estudiar saxofón, pero me dijeron que mis manos no eran para tocar saxofón; entonces comencé con el clarinete. Al principio no me gustaba nada pero ahora es lo que más amo.  Ahora ya no sabría qué más tocar.

¿Qué música es la que más te gusta interpretar?

¡Uy! esa es difícil. Me gusta mucho un periodo de la música que se llama impresionismo. Esa gente encontró una forma de hacer música muy serena. Me gusta mucho la música de nuevos compositores. Pero también el romanticismo es brutal. Igua creo que el impresionismo es una época que siempre disfruto tocar.

¿En qué concursos te has llevado los primeros puestos?

El último, fue el Latinoamericano de Clarinete en Perú. Anterior a ese, el Claribogotá, que es un concurso de los jóvenes de Colombia hasta los 27 años. Uno con la Filarmónica de Bogotá. Otro con la Filarmónica de cuartetos de música de cámara. Otro fue un concurso de jóvenes becarios para el Festival de Cartagena, y la lista sigue.

¿Por qué tantos concursos?

Por la adrenalina. Por esa adrenalina de estudiar en tu casa y tratar de hacerlo lo más limpio posible; y llegar a competir con los otros que han hecho lo mismo para expresar lo que sienten ante un jurado. Por ese ese miedo.

¿Te da miedo perder?

Una parte importante de los concursos es que uno se encuentra a uno mismo musicalmente. Entonces uno comienza a pulirse más. De repente, es tanta la presión que uno avanza mucho musicalmente. Entonces el hecho de perder, sería perder sólo el primero, segundo y tercer puesto. Pero perder lo que uno ha aprendido…yo no sé eso cómo se pierde. Nunca he perdido, porque en todo he avanzado.

¿Qué le debes a la música?

Le debo mis amigos, le debo lo que he ganado económicamente, las niñas que me han gustado. Le debo las alegrías que he tenido. Las anécdotas. Yo no hago nada más en mi vida. Yo solo hago música.

¿Cómo llamar la atención de los jóvenes como público, con la música clásica?

Todo es conocimiento. De repente, a casi todas las personas les ha gustado lo que hago. Realmente encuentro un número muy pequeño de personas que no hayan disfrutado la música clásica. Creo que es más bien un trabajo de divulgación, que las personas conozcan esa música. Mostrarles esta música a los nuevos jóvenes, a los adultos, a los niños. Que escuchen esto. Y que sepan que esto toca sentimientos, como toda la música. Y pues si alguien va a un concierto y el artista está tan bien preparado que puede tocar los sentimientos a esa persona, esa persona querrá volver a escuchar algo parecido ¿no?

¿A quién o a qué le darías clavo?

A las personas que no entienden la importancia de la música.

Comments

comments