Hernando Gómez Buendía

Hernando Gómez Buendía

Lo que esta pasando en Colombia es que no estamos peleando ni por la izquierda ni por la derecha, estamos peleando por las bases de la civilización.
Hernando Gómez Buendía es lo que llaman un intelectual. Entre sus numerosas investigaciones se encuentra el haber sido director de Conflicto, callejón con salida, una de las miradas más completas del conflicto armado colombiano. Después de una temporada en el exterior, motivada por su retiro de la revista Semana debido a un supuesto autoplagio en su columna de opinión, volvió para participar en la política con Antanas Mockus.
¿Cómo percibe usted la relación entre jóvenes universitarios y política en la actualidad?
Desde la Constituyente del 91, que fue la más clara presencia del movimiento universitario, hay un desencanto debido a los viejos vicios agravados por el clientelismo y la agudización del conflicto. Lo que está pasando en Colombia es que no estamos peleando ni por la izquierda ni por la derecha, estamos peleando por las bases de la civilización, por la validez de los argumentos sobre las balas y los billetes, por un país legal, en donde la universidad es esencial.
¿Qué implicaciones tiene para la democracia colombiana las relaciones entre paramilitares y clase política?
Lo que estamos viendo es una nueva clase, una clase delincuente con poder económico, mafias que están corroyendo a la sociedad, con control de unos diez o doce departamentos. Este es un problema que tendremos que afrontar en los próximos treinta o cuarenta años.
En el primer capitulo de Conflicto, callejón con salida se plantea que los actores del conflicto están perdiendo la guerra. ¿Usted cree que los paramilitares están perdiendo la guerra?
Esta es una guerra de perdedores. Perdedores los paramilitares porque han acabado con gran parte de la población civil pero no con la guerrilla. Las guerrillas están cada día más lejos de hacer la revolución. Fracasa el Estado porque no ha sido capaz de parar el chorro de sangre. Y fracasa la sociedad porque somos víctimas. Aquí nadie está ganando nada.
¿Por qué se lanzó al Senado con Antanas Mockus y no con el Partido Liberal?
Yo estuve con el Partido Liberal, pero el fracaso del liberalismo es muy grande, éste sigue siendo una federación de caciques electorales cuyos lazos representan el país premoderno. No fue posible modernizar al Partido Liberal y hoy está viviendo del discurso de dos personas: Gaitán y Galán. Ambos traicionados por el Partido Liberal. La opción de Visionarios representa un partido moderno, no representa a los sectores tradicionales ni clientelistas. Es un partido de cultura ciudadana.

Comments

comments