Humberto Villegas: El empresario del amor

Humberto Villegas: El empresario del amor

motel

Los que lo conocen saben que le apodan “Condorito” por su prominente nariz. Nació en Palmira el 19 de febrero de 1949 y como afirma, “ha sido un rebuscador de la vida”. Fue vendedor ambulante durante 15 años; vendió y compró propiedades; fue transportador de mercancía de Buenaventura hasta Cali. Aunque decidió estudiar Administración de Empresas, fue el empirismo lo que marcó su empuje más allá de las ventas, logrando aventurarse en un negocio propio. Hoy, desde el penthouse amoblado y decorado con la misma estética que el edificio, dirige el imperio de moteles más grande de Cali.

 

¿Cómo nació la idea de una cadena de moteles?

Tuve el sueño de crear un negocio propio. Entonces me pregunté: ¿qué es lo que más vende?, sexo, ¿por qué? porque el sexo es universal y eso lo quise explotar. Nunca se va a acabar, al contrario: se van a necesitar camas para el incremento de la población. Una de las funciones de Kiss Me es desestigmatizar el sexo. La gente lo considera vulgar, grotesco; lo relacionan con la prostitución. No, el sexo es rico, es una necesidad fisiológica que libera al ser humano laboral y psicológicamente.

¿Cuándo pensó implementar las temáticas?

Quise innovar en el sexo. Hay que cambiar de rutina en esto, sino, te aburres. Las temáticas permiten un acercamiento cultural. No todos tienen la posibilidad de viajar por el mundo, entonces, al entrar a una de nuestras habitaciones, verán que pueden tener la posibilidad de visitar dicho lugar. Son más de 30 países los que tenemos ilustrados en el motel. Nuestro cliente puede decir, “estuve en Rusia haciendo el amor”, pero lo hizo en Kiss Me. Eso es lo bonito: el cambio de ambiente para que las personas no entren en una rutina sexual que termina por cansarse y separarse. No hay que ser tedioso, el ser humano tiene que innovar y eso es lo que tratamos de hacer aquí: sitios adecuados y diferentes que le permitan a la gente cambiar de ambiente.

motel kiss me

Fotografía tomada por Luis Gaviria

¿Por qué el nombre de KISS ME?

Quiero que mi negocio sea un ícono, no solo nacional sino internacional. Por eso implemente el inglés, para que cualquiera pueda entenderlo. “Kiss me” significa “beso” y por ahí dicen que “un beso es la cuota inicial del acto sexual”.

¿Cómo diseñó las obras del lugar?

Tengo un grupo de escultores empíricos. Son empíricos por la falta de respaldo en la cultura en el país. Yo les digo qué hay que hacer, les muestro fotos y ellos plasman la idea con arena, cemento, etc. Son muy talentosos. Si fueran profesionales serían un Da Vinci o un Miguel Ángel. Hay valores muy ricos en nuestros talentos nacionales que deberían emularse y resaltarlos.

motel kiss me

Fotografía tomada por Luis Gaviria

¿Usted cómo se inspira?

Me inspiro a través de lecturas, ambientes, viajes, acontecimientos. Me pasa que no me quedo con la idea. Siempre las llevo a la práctica porque tengo un grupo muy capaz. Por ejemplo, ahora quiero hacer una habitación sobre Palestina recreando el sufrimiento, la situación política y económica que se está viviendo allá, con el fin de evidenciar ese respaldo a través de mi negocio. Hasta ahora hay sólo 136 países de 192, que conforman la ONU, que han reconocido a Palestina como estado, entonces quiero crear conciencia a través de ello.

¿Su residencia particular también tiene manifestaciones de esta naturaleza?

Por supuesto. Me gusta todo el concepto artístico que pongo en mi negocio. No lo hago sólo porque me gusta, sino porque también es la manera de mostrarle a mis escultores que los apoyo desde cualquier contexto.

motel kiss me

Fotografía tomada por Luis Gaviria

¿Cuál fue el momento más difícil?

Con Condoricosas gané una gran acogida, hasta que en el gobierno del señor Cobo dijo que en la carrera 8 con 25 se iba a hacer un puente. Por eso tumbaron el tren que conectaba con Buenaventura. Me dijeron que iban a tumbar el negocio para dicha construcción y que para eso, me iban a pagar con bonos de un tren ligero que iba a reemplazar el anterior, o sea, me iban a quebrar y yo pensé que era mi fin. Pero al final eso se cayó y pude seguir. Sin embargo ese momento pensé en crear otra sede y fue cuando nació Kiss Me.

¿Cuál es la clave del éxito?

Es la persistencia. Si te pones a leer sobre Abraham Lincoln, presidente de los Estados Unidos en 1860, él siempre perdió elecciones desde que era alcalde. Pero nunca se retiró, siguió insistiendo hasta llegar a la presidencia. El que persiste, tiene éxito.

¿Qué viene para Kiss Me?

Se me propuso montar el negocio en Pereira, pero no prosperó. También me ofrecieron construir en San José, Costa Rica, pero implicaba demasiado tiempo porque debía llevarme todo un equipo de artistas y viviendo allá, el tiempo sería casi de 5 años o más fuera de mi país. Aún sigo a la espera de proyectos nacionales que sé vendrán muy pronto.


Entrevista realizada por Lady Ospina  @LadyOspinaV

Fotografías tomadas por Luis Gaviria  @luisgaviria226

Comments

comments