Marlon Moreno

Marlon Moreno

Antes de ser actor, Marlon Moreno fue chofer, mensajero, cajero en un banco, mesero, taxista y sacó fotocopias en la Universidad del Valle. Si no fuera actor, seria un vagabundo que recorrería el mundo, pero su suerte fue otra, y hoy por hoy cree firmemente en la actuación como una de las profesiones más bendecidas de la vida.

Su nombre ya hace parte de la historia cinematográfica de Colombia, ha recibido nueve premios en su carrera, ocho de los cuales han sido por un personaje llamado Víctor: Víctor Leal (La Mujer del Presidente), Víctor Solórzano (Soñar no cuesta nada) y Víctor Peñaranda (Perro come perro). Este caleño ha dedicado la mayoría de sus triunfos a sus padres, quienes ya no están pero le dieron las ganas de ser fiel a sí mismo.
Cuando lo entrevistan siente como que lo roban, aún así decidimos robarlo mientras lo abordamos en Bogotá. Nos habló con honestidad y cuadro por cuadro nos reveló que su vida es una constante pasión por el cine.

EL ROLLO DE LA ACTUACIÓN

¿Qué ha significado la televisión en su carrera como actor?

Foto: Diego Montealegre y Hector Álvarez - Colectivo Sin Perro

Todo. Me ha permitido darme a conocer, crear una vida, tener una familia, básicamente me ha concedido un reconocimiento a nivel nacional y también internacional. Ahora que se están haciendo todas estas series en alta definición sigo haciendo televisión, lo que pasa es que hay una clase de televisión que me interesa hacer, y es esa clase que tiene que ver con series como La Mujer del Presidente, Tiempo Final, Sin Retorno; una televisión que, de alguna manera, deja algo más que el simple hecho de divertir.

¿Cree que el oficio de la actuación es digno en nuestro país?

El oficio de actor, según una revista seria de opinión, está dentro de las 3 profesiones u oficios, que más prestigio ha ganado en Colombia. Dignificarla depende de los que nos dedicamos a ella, aunque sé que hay mucha gente que sólo se interesa por ganar dinero, cosa que no le aporta mucho a nuestro medio, pero hay otros que sí estamos trabajando muy fuerte por la carrera y por hacerla digna, creo que algo se ha ganado con esto.

¿Todos los actores en Colombia deberían tener formación universitaria en Arte Dramático?

No estoy muy seguro de eso. Muchos de los grandes actores del mundo entero no recibieron una educación superior en arte dramático, y son unos grandes. Lo que hicieron fue investigar acerca de esto, de lo que ha pasado con el arte de la actuación y explorarlo en uno mismo. Creo que eso es mucho más valioso. Nunca he creído mucho en la academia, siempre he creído que es una forma de acabar con la creación.


PASIÓN POR EL CINE

¿Qué es el cine, para Marlon Moreno?
El cine es una forma de vida, de pensar y de sentir, sólo pienso en cine. Creo que las equivocaciones que he tenido en mi vida han sido porque mi pensamiento siempre está cinematográficamente puesto. Creo que no pienso realmente ni siquiera, creo que no existo en la realidad, creo que sólo existo en el cine… Lo amo.

La película El Rey, fue su primer papel en el cine. ¿Qué sintió cuando se vio en la pantalla grande?

No podía creerlo, no podía creer que mi nombre estuviera saliendo allí en ese sitio donde siempre soñé; en esa época, vi El Rey como nueve veces, y no podía creer que estuviera en la pantalla grande. Esa película significa para mí el despertar.

¿A propósito de su trabajo en El Rey, qué piensa de la herencia que dejó el narcotráfico en los jóvenes sobre la plata fácil y rápida?

Bueno, sobre todo en Cali es muy fuerte. Todavía se sigue sintiendo un deseo de vivir bien con el menor esfuerzo. Pero no sólo desde el narcotráfico. En los últimos años, increíblemente la profesión que más prestigio ganó, fue ser actor, porque los jóvenes piensan que es una forma fácil y elegante de ganar mucho dinero. También las mujeres empezaron a ponerse silicona, a hacerse operaciones para verse más bonitas, porque es una forma fácil de conquistar a un hombre con dinero. De manera que no solamente la cultura del narcotráfico nos ha hecho así. Somos como muy facilistas, me imagino que debido a la situación política y social de nuestro país. Cuando no hay más pues la gente se aferra a eso que le puede dar un bienestar económico.

¿Cómo evalúa la gestión del gobierno por el cine colombiano?

No es tanto lo que el gobierno te pueda dar a vos, es lo que vos podes hacer por vos mismo. Nunca he creído en las instituciones como algo que pueda salvar nuestras vidas. Creo en la capacidad del hombre para crear, para hacer empresa y para forzar a que el estado reaccione ante una necesidad social.

¿Y qué tal la calidad del Cine Colombiano actualmente?

Para mí está mejorando mucho. En lo referente al arte ha mejorado mucho, ya contamos con gente que hace una fotografía maravillosa. Actoralmente hablando, creo que es un proceso mucho más largo, porque siento que la televisión ha hecho que el mejor actor sea el que más sobreactúa; entonces cuando llega al cine cree que también hay que hacer eso, llamar la atención, el gesto grande, la payasada y pues el cine no perdona eso, es muy intimista. Creo que es un proceso que nos va a tomar mucho más tiempo.

¿Qué opina de la apuesta actual de los directores por actores naturales?

Es muy respetable, de ahí han salido muy buenos actores, recuerdo a Ramiro Meneses, con Rodrigo D, un talento súper teso. En la misma Perro come perro está la participación de Paulina Rivas (q.e.p.d.) y es un trabajo muy bonito. He visto cantidad de películas aquí en Colombia y en el mundo entero que se hacen con actores naturales y funcionan. Sin embargo, no todos los guiones se pueden hacer con actores naturales, porque hay una limitación. Vos podes usar al actor natural para cierto personaje que esté en su casting, pero hay otras historias que necesitan de un actor que sí esté preparado.

Además de actuar, ¿ha pensado en dirigir o producir?

Si, ya se tomó la decisión, fundé mi empresa productora. Estamos en el proceso de preproducción de una película que vamos a realizar con el mismo director de Heridas, Roberto Flores, con el que trabajé. El guión se llama Ruido Rosa, un guión hermoso. Hay otro guión que estamos trabajando en compañía de Adriana Villamizar, quien lo está escribiendo y que estaremos, probablemente, haciéndolo el año entrante.

¿Por qué nace la necesidad de montar su propia productora?

Muchas veces no puedo estar haciendo lo que a mi me gusta, porque el rating de la televisión maneja otra clase de valores. Un día se me metió en la cabeza que las producciones que quiero hacer, las quiero hacer yo. Por eso hicimos un trailer de una miniserie de 13 capítulos, Carlos Reyes la escribe, es una idea de Henry Rivero, que él mismo va a dirigir. Es una historia muy interesante que se llama Secreto de Confesión. Por otro lado, se va pasando el tiempo y quiero seguir trabajando en esto. A uno como actor muchas veces al pasar los años, ya no te van a llamar igual, pero si manejo los productos míos, estoy activo. También estoy pensando en crear cosas, y así pasaría a otro estado, por ejemplo dirigir. Tengo mucho miedo en ese aspecto, pero la única manera de vencerlo es lanzándome.

DETRÁS DE CAMARAS

¿A qué le teme Marlon Moreno?

Quisiera no temerle a nada, pero en ocasiones me asalta mucho el hecho de estar enfermo y no poder hacer todo lo que quiero hacer por estar enfermo, eso es lo que me asusta.

¿Qué huella quiere dejar en este mundo?

Ya no sé. Estoy en un momento de mi vida en que no creo mucho en nada, y siento que el mundo va tan acelerado que las huellas son como pisadas en la arena, se las lleva el mar. Para la gente a la que le llegue mi huella, sería como esa sensación de provocar que otros sigan y persigan sus sueños hasta que los coronen y sean felices en el intento, porque durante mucho tiempo me torturé muchísimo debido a que no era feliz. Deseaba ver el día en que estuviera actuando y en muchas ocasiones no me gocé el proceso, grave error, debí gozarme el proceso; hoy por hoy me lo gozo muchísimo.

Fotos: Diego Montealegre y Hector Álvarez – Colectivo Sin Perro



BONUS TRACK

Libro: Los seis primeros tomos de Los Reyes Malditos.
Película: En un lugar de África.
Artista Musical: Andrés Calamaro.
¿A quién quiere darle Clavo?: como así, no entiendo la pregunta… (Risas)

Comments

comments