Paul Watson

Paul Watson

Foto: Cortesía Adam Lau - Sea Shepherd Conservation Society

Es un canadiense de 60 años, conocido por ser un activista medioambiental y protector de los animales. A los 19 años y junto a gente que compartía su ideal, fundó Greenpeace. Después de dejar la organización, fundó el Sea Shepherd Conservation Society – Sociedad de Conservación Pastores del Mar- en 1977, dedicando su trabajo a la protección de la vida marina.

En el momento sus esfuerzos en la protección de las ballenas están siendo documentadas y mostradas al mundo entero en el programa “Defensores de Ballenas”  de Animal Planet, donde se revela la experiencia y el trabajo que Paul Watson y los demás miembros de The Sea Shepherd realizan.

¿Por qué decidió fundar el Sea Shepherd?

Fundé el Sea Shepherd porque estaba cansado de protestar en Greenpeace. Muchas personas piensan que somos un grupo de protesta, pero somos un grupo de intervención. Nuestra gran convicción es la de proteger la vida, y para hacer eso intervenimos con la pesca ilegal y la matanza de ballenas.

¿En qué problemáticas trabajan desde The Sea Shepherd Society?

Nos enfocamos en actividades ilegales que amenacen la vida marina. En estos momentos estamos trabajando en el Ecuador con los guarda parques para proteger la Reserva Marina de Galápagos. Estamos trabajando para acercarnos a la masacre de ballenas piloto en las Islas Faroe en Europa. Estamos tratando de detener las matanzas de ballenas por parte de los japoneses.

Trabajamos en Sur África, Australia, Brazil, Ecuador y muchos otros lugares.

En la Isla de Malpelo en la costa de Colombia estamos trabajando para darle a los guardaparques el equipo necesario para prevenir la caza furtiva en la costa.

El mundo entero conoció acerca del Sea Shepherd gracias al programa Whale Wars ¿cómo ha sido la experiencia?

A decir verdad ha sido muy agradable, que esa cantidad de gente alrededor del mundo vea en Whale Wars cómo tratamos de salvar los océanos, y hace que la gente apoye muchísimo más nuestra organización, especialmente en los Estados Unidos donde el Sea Shepherd era virtualmente desconocido hasta que salió al aire el show. Es genial tener gente poniendo atención a lo que hacemos.

¿Cuál es el siguiente paso para la organización?

En este momento tenemos un barco en las Islas Faroe en Francia, estamos tratando de detener la caza de Ballenas Piloto allá. Acabamos de regresar del norte de África en el mediterráneo y el barco está en el momento en Barcelona, después regresará a Australia y se encontrará con otro barco en Tazmania y ambos barcos partirán el primero de diciembre.

La Interpol tiene un aviso de requerimiento a nombre suyo gracias a las acciones en Japón ¿eso va a detener sus actividades?

No estoy realmente en la lista principal, ellos lo llaman la “Lista Azul”, que es una tabla de personas no deseadas, pero no es para arrestarte. Es un poco inconveniente, pero es tonto porque no estoy realmente  siendo “buscado”.

¿Cuál ha sido la experiencia más peligrosa que ha vivido en su lucha por la defensa de los animales?

A través de los años ha habido varias situaciones, no podría escoger una sobre otra.

Durante la caza furtiva de focas en el este de Canadá, le llevamos el problema al Gobierno canadiense y fuimos atacados por una multitud y fui golpeado. Hace más o menos dos años en las islas francesas de St. Pierre y Miquelon fuimos atacados por pescadores y se estaba poniendo peor, la Policía simplemente veía lo que hacían, atacaron con un hacha a un camarógrafo y fuimos forzados a salir al mar.

Foto: Cortesía Sea Shepherd Conservation Society

Algunas personas dicen que el calentamiento global es una mentira. En su experiencia, ¿diría que es cierto o falso?

¡Claro que hay un calentamiento global ocurriendo ahora mismo!. Todos lo estamos viviendo y es por la destrucción de la biodiversidad, y en algún momento, si mantenemos lo que todos estamos haciendo y destruyendo nuestro entorno, no sólo no habrá peces, sino tampoco humanos.

¿Cuál dirías que es una solución posible al problema ambiental?

El reto es encontrar una manera de ser conscientes. Las cosas que hacemos ahora eran hace 30 años impensables, imposibles e inimaginables.

Una solución posible puede ser encontrada, pero en este momento no sé cuál es.  Podría ser encontrar recursos alternativos, que nos alejemos del petróleo que es una de las cosas más peligrosas y destructivas de este mundo, puede ser proteger la biodiversidad, reducir la población mundial. Todo esto es muy difícil de lograr, pero no imposible, tenemos que hacerlo si queremos tener un mundo donde vivir.

Con la problemática actual de los derrames de petróleo ¿cree que la gente es más consciente del peligro que corre nuestro planeta?

Creo que todo el mundo es consciente. Pero también creo que la gente escoge o saber, o ignorarlo y muy pocos escogen hacer algo para resolverlo. En este momento, la mayoría escoge ignorarlo, y necesitamos a esos que quieren solucionarlo.

¿Hay algo de lo que se arrepienta hacer en sus años como activista?

Una de las cosas es ser demasiado agresivo en ciertos momentos y otra cosa es ser demasiado sensible. Pero es que cuando estás intentando hacer algo tan difícil como lo que yo hago, estas destinado a cometer algunos errores, y aprendes en el camino.

Hay muchos que dicen que está loco por hacer lo que hace, ¿qué les diría a ellos?

Es gracioso como la gente que no me conoce quiere decidir quién soy.  Mis manifestaciones dieron una vuelta completa en 1975 cuando tuve la idea de detener a un buque arponero soviético que quería matar cachalotes. Lo íbamos a detener poniendo nuestro bote inflable frente al buque, estábamos seguros que si poníamos nuestro cuerpo en la línea de disparo entonces no le darían a las ballenas. Entonces estábamos entre el arpón y la ballena y cada vez que trataban de disparar, yo movía el bote para bloquear el arpón, en ese momento el capitán del buque miró el arpón, nos miró al nosotros y sonrió, haciendo un gesto con el dedo a través del cuello, para dejarnos saber que la ballena moriría. Hubo una explosión y el arpón voló sobre nuestras cabezas y le dio a una de las ballenas detrás de nosotros, ella gritó y rodó a un lado y había muchísima sangre. De un momento a otro la ballena más grande nadó por debajo de nosotros y en el buque la estaban esperando, dispararon de nuevo y le dieron en la cabeza. Gritó  y cayó al agua, entonces pude ver su ojo y eso fue lo que cambió mi vida. Estar ahí y no poder protegerlas. En ese momento decidí que no me importa lo que piense la gente, ellos no son nuestros clientes, trabajamos por las ballenas, por las criaturas del mar.

¿Qué le dirías a los jóvenes que quieran unirse al Sea Shepherd?

Necesitamos gente que tenga pasión e imaginación, pero lo más importante, es que sean apasionados respecto a algo.  No importa si son ballenas o bosques, mientras tengan esa pasión. Hay muchos que dicen que somos amateurs, no podemos tener profesionales, pero tenemos gente que cree en lo que hacemos.

Comments

comments