Pirry

Pirry

Foto: Pirry

Nació en 1970 en Tunja, mide 1,64 cm y por eso lo apodan Pirry. Guillermo prieto La Rota estudió Zootecnia en la Universidad de La Salle. Muchos lo conocemos desde el programa Francotiradores, luego en Francisco el Matemático y finalmente por sus crónicas en Noticias RCN, con las que finalmente se ganó un espacio propio con El mundo según Pirry, programa en el que hace los libretos, presenta y dirige. Para muchos representa una nueva forma de hacer periodismo en televisión, tanto así que ganó el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar a mejor crónica o reportaje, por el trabajo “Los héroes de las Torres”.

PERIODISMO

• ¿Qué diferencia su estilo de periodismo?
Tal vez por el hecho de no haber tenido formación periodística, no estoy casado con los formatos convencionales o con la manera con la que entre comillas “se debería hacer periodismo” y aunque lo que hago tiene mucho de periodístico no me siento un periodista. A mí lo que me gusta es contar historias, lo que pasa es que me gusta que las historias que cuente sean realidad y no ficción, pues parto de ahí.

• ¿Sus crónicas tienden al amarillismo o al realismo?
Lo que pasa es que el amarillismo es una cosa muy relativa. Lo que para algunas personas es una finísima muestra de documental, para otras personas puede ser demasiado impresionante. Digamos que un punto de comparación es DISCOVERY CHANNEL: es solo sentarse a ver un programa de Detectives Médicos y seguramente unas personas dirán que es lo más amarillista del mundo y otros podrían decir que se justifican las imágenes por la crudeza del tema que se trata. Yo soy de la convicción de que uno no se puede andar con aguas tibias, si se va a hablar del Sida, no puedo salir con ejemplitos pendejos de que “sin condón ni pío” ni con bobadas, pienso que uno le debe mostrar a la gente joven cómo se muere una persona de una enfermedad de ésas y qué efectos produce en el cuerpo para que el impacto los ponga a pensar. Para mí el amarillismo es regodearse en el dolor y la tragedia y hasta ahora no creo que lo haya hecho.

Foto: Pirry

JÓVENES

• ¿Qué crees que puede hacer un joven por el país?
Un joven puede hacer muchas cosas. Puede generar movimientos, puede hacer revistas. Pero lo primero que tiene que hacer es convertirse en una mejor persona, y no me refiero a la educación aunque eso cuenta. Cuando dicen que el futuro son los jóvenes eso es cierto, pero qué futuro vamos a tener cuando uno de joven ni siquiera se preocupa de enterarse bien como suceden las cosas. Uno no se sienta a leer qué dice la editorial de SEMANA o de EL TIEMPO o qué dice una columnista como Salud Hernández, porque qué mamera, es más bacano leer SHOCK y después todos estamos enojados que por qué esta vaina funciona así. Entonces lo que puede hacer un joven es volverse una persona más integral, una persona que sepa de la realidad y con base en eso lo demás le dirá la vida qué tiene que hacer.

• ¿Por que la gente joven no vota?
Son varias razones, lo que pasa es que llevamos muchos años dentro de la cultura de la indiferencia. Y cada vez como que crece más entre la gente y más entre la gente joven la cultura del dinero fácil y que la cosa hay que buscarla por el lado torcido, y a mí lo que me interesa es la canción de reggaeton que está de moda y cuantas viejas me voy a comer el fin de semana. Porque eso es como lo fácil y de alguna manera también el mismo país nos ha hecho pensar que no hay nada para hacer. Eso por un lado. Por el otro lado por la pereza, a la gente le da pereza, dice “¡qué mamera!” y ni siquiera sabe que dice este político o que dice este otro, simplemente repite lo que oye por ahí y es un círculo vicioso. Los jóvenes tienen el balón en su campo, ellos son los que tienen el chance de hacer la diferencia. Uno no los puede llevar obligados a votar.

Foto: Pirry

• ¿Usted es de los que cree que en la vida uno termina haciendo lo que le gusta, sin importar qué estudie?
Hay dos tipos de personas en la vida: las que renuncian a los sueños y se van por el lado de la estabilidad y los que nunca renuncian a los sueños. Cualquiera de las opciones de vida es válida mientras sea honesta. Hay gente que toda la vida quiso ser cantante y cuando llegó a la Universidad dijo “es que me queda mejor ser Administrador de Empresas, casarme y tener hijos”, pues bueno esa es su decisión y es una decisión respetable. Yo soy de las personas que piensa que uno vive una sola vez y que cada día que pierde es un desperdicio y que los sueños están ahí para que uno los persiga. Cuando uno persigue los sueños, así nunca los alcance va a ser más feliz que si renuncia a ellos.

EL MUNDO SEGÚN PIRRY

• ¿Cuál es la propuesta de su programa?
Un programa sin formato. Porque un día me ven haciendo una vaina totalmente frívola por allá en Australia y a los ocho días me ven haciendo una denuncia súper fuerte, entonces pensarán ¿y esto qué? Lo que pasa es que a mí lo que me gusta es contar historias y no quiero estar casado con nada. Yo quiero contar la historia que me parezca buena, así la historia sea triste, sea feliz o demente. Entonces por ejemplo, si vamos a hablar de los desplazados nosotros no nos ponemos a leer estadísticas ni a contar lo que diga el observatorio ni las ONG. Nosotros vamos y nos metemos al pueblo con el desplazado hasta que le toca llegar a Bogotá.

• ¿Qué impacto tuvo su crónica con Garavito y el de las prostitutas en Cartagena?
Son dos situaciones diferentes. El problema que me generó lo de Garavito fue una pelea con la prensa, bueno en realidad con un sector de la prensa, con una editorial de EL TIEMPO. Pero por Internet lo que pasó es que se generó una cadena de personas alrededor del mundo que firmaban para que este man no saliera de la cárcel, que eso fue una cosa bastante buena porque fueron casi un millón de personas. Con lo de Cartagena me pasó lo contrario, por ejemplo de parte de la prensa de Cartagena ha habido mucho apoyo, porque ellos han denunciado eso muchas veces y no les paran bolas. Era inevitable que una sociedad tan cerrada y excluyente como la cartagenera no fuera a decir algo en el sentido de que sufren de lo que sufrimos todos los colombianos y es que el problema de los problemas no es tenerlos, si no que se vean. Quieren desconocer ese problema que tienen en las narices y claro, la verdad duele. ¿Y ante eso qué voy a hacer? Yo tengo que dar por hecho que esas respuestas se van a dar.

• ¿Cuál es el rating del G11, el que pasan como a las 12:00 pm?
Inicialmente pienso que lo que hacen con la opinión en los canales privados me parece una grosería, pero igual no hay más. Entonces no es posible que los programas de opinión en los dos canales, tanto RCN y CARACOL estén a las doce de la noche. Lo que quiere decir que alguien para ver opinión le toca mamarse como 10 novelas para poder ver lo que piensan los periodistas. Sin embargo, el programa que salió el lunes pasado sacó 7,5 puntos de rating, eso a las doce de la noche es mucho.

Comments

comments