Sergio Fajardo

Sergio Fajardo

Perfil

Fue elegido como el mejor alcalde del país y reconocido por su forma diferente de hacer política derrotando la corrupción. Él mismo se define como un hombre muy exigente, concentrado, serio y apasionado. Es matemático y economista, con Master of Science y Ph.D. en Matemáticas de la Universidad de Wisconsin-Madison y se fuma de vez en cuando un cigarrillo para disminuir la tensión. Espera dejar la Alcaldía para dedicarse a viajar por Colombia y recorrer los diferentes espacios del país.

Foto:cortesía Alcaldía de Medellín

MEDELLÍN

¿Usted ha generado un cambio en la mentalidad política de Medellín?

Nosotros nos atrevimos a participar en política que fue el primer gran paso; meterse en un mundo que no es amable y que tiene todas las barreras posibles. De igual manera nos inventamos una forma de hacer política acá, con unos principios electorales coherentes. De esta manera, cuando uno hace las cosas con honradez, con discernimiento, con sensibilidad, sobre una estructura política como la nuestra, las cosas van saliendo.

En su administración se ha rescatado el valor de las mujeres, ¿por qué ese énfasis en la mujer?

El primer acto de poder que yo hice como alcalde fue entrar a mi despacho y decir “ni un solo peso público en esta administración será para reinados de belleza ”. Luego llegaron a decirme que el vicepresidente (que me cae muy bien), había logrado para Medellín la sede para Miss Universo y yo dije que mientras fuera el alcalde nunca, muchos dijeron “que cómo se le ocurre”, “que mucha gente vendría a Medellín y la verían”, y realmente esa no es la Medellín que nosotros queremos que vean y he sido coherente.

Entonces, el papel de las mujeres en mi administración ha tenido un reconocimiento alrededor de su talento y es opuesto al reconocimiento de la mujer por su belleza. Reconocimos el talento y la capacidad de las mujeres para hacer parte de la sociedad, también reconocimos dolorosamente cómo existe violencia contra las mujeres por ser mujeres (violencia de género) y nos enfocamos en campañas agresivas para reducir al máximo todas estas problemáticas y rescatar el talento de las mujeres.

¿Cuáles son los mayores legados que le deja a la ciudad?

Que la política se puede transformar, el recuperar la confianza en lo público a través de la transparencia; ése es muy importante, no se ve, no son edificios, no son obras, pero son las bases sobre las cuales se construye todo esto. Nosotros hemos demostrado cómo se pueden hacer las intervenciones sociales en esta ciudad, recuperar la dignidad, poner sobre el tapete de la sociedad un concepto de igualdad para poder ser libres sin agredir a nadie y generando riqueza para toda la sociedad.

¿Cómo cambió la percepción de la ciudad que recibió a la que entrega?

Pasó del miedo a la esperanza.

¿Cómo describe a la Medellín actual?

Para mí Medellín es una mujer atractiva, seductora, muy inteligente, atrevida, compleja, a veces frágil y preciosa.

Foto: Juliana Londoño - El Clavo

POLÍTICA

¿Qué opina de la gestión del presidente Uribe?

(Silencio) Lo voy a poner de otra manera, yo no soy ni uribista ni antiuribista y creo que tiene cosas valiosas. Hay aspectos de la seguridad que son válidos; la seguridad es una necesidad de las personas en la democracia, eso es claro para nosotros en Medellín. Entonces hay unos elementos de su gestión que son valiosos.

Hay otros que yo no comparto, que son diferentes, que no los haría de esa manera, pero no me quiero poner a hacer una lista de lo que no me gusta. Yo tengo respeto y la identidad nuestra que no es uribista ni antiuribista sino un espacio diferente para construir.

¿Por qué se ganó el premio como el mejor alcalde del país?

Ser alcalde es algo que es muy emocionante, además muy intenso porque se está en relación con las personas todos los días y a todas las horas. Todo lo que uno haga o deje de hacer se ve y se siente. Entonces todo lo que pasa en esta ciudad ha dado pie para decir cosas buenas. Dijimos que lo íbamos a hacer y lo hicimos, siendo muy coherentes de acuerdo al programa y frente a esto la ciudad responde. Y hemos puesto todas las herramientas de la gestión, la transparencia, la confianza, esa visión para saber a dónde vamos, cómo disminuir la violencia y llegar con las oportunidades, todo eso se traduce en un espíritu que se vive en la ciudad. Todo ese paquete del rigor, de la emoción, de la claridad, de la transformación de la ciudad, es la carta de presentación de Medellín. Yo gano de alcalde porque se ve la ciudad que vivimos.

Muchos hablan de usted como una alternativa presidencial en nuestro país, ¿qué piensa al respecto?

A mí me dicen “candidato presidencial ” y me alegran la vida y mi mamá se pone orgullosísima y yo también. Yo nunca había pensado ser Alcalde y mucho menos Presidente de Colombia, ni nunca en mi vida cuando he estado al lado del presidente Uribe he pensado que tengo que estar en el puesto de él, jamás. Yo estoy muy contento acá con todo el gusto haciendo esto, pero yo sé que lo que estamos haciendo en Medellín es algo muy poderoso como mensaje de política diferente, porque es que no estamos hablando de cualquier pueblito, estamos hablando de Medellín que es una expresión de Colombia. Aquí hay riqueza, hay talento, hay problemas, todo eso mezclado… vamos a ver que pasa.

Pero lo primero, antes de uno ponerse a decir propuestas como si fuera un presidente vamos a recorrerlo, vamos a mirarlo, vamos a entenderlo, vamos a escuchar a las personas. Aquí la tendencia natural es echar discursos y uno no escucha la gente que está ahí, y eso lo aprendí hace mucho, escuchar, ver y estudiar mucho pero aquí, no en otra parte, yo no me tengo que ir para Europa un año a estudiar y entender lo que pasa aquí, yo he estudiado muchísimo y en cada cosa que hago estoy estudiando y aprendiendo.

¿Trabajaría en llave con Mockus como una propuesta para la presidencia?

No diría que para la Presidencia porque repito, a pesar de que yo me sienta orgulloso y la gente me diga en la calle que tengo que ser Presidente, no lo he considerado. No tengo la menor duda de que con Mockus hay muchos aspectos en los que podemos coincidir y trabajar juntos. Es una persona muy valiosa de esta sociedad, que ha tenido un deterioro en el terreno político en las elecciones y todas esas cosas, pero él sigue siendo una persona muy importante.

¿Si pudiera haber sido parte de una conspiración en Colombia, de cuál haría parte y por qué?

Yo haría la conspiración por el cese del conflicto en este país, pero no de la forma: “terminemos el conflicto y cualquier camino vale”. La manera cómo lo vamos a hacer va a determinar nuestro futuro. Entonces, ésa es la conspiración de la cual yo quisiera hacer parte en la vida, la del cese del conflicto en Colombia, vamos a ver si me toca porque a veces si veo complicado esto.

JUVENTUD

¿Qué futuro ve usted en los jóvenes de ahora?

Yo nunca creí en esa carreta de que “los jóvenes son el futuro del país ”. Yo también fui joven y rebelde en el sentido de que no estaba encasillado en ninguna estructura. Yo creo que en este país lo que tenemos es talento y, si somos capaces de crear las condiciones para que ese talento se exprese, aquí pueden pasar cosas maravillosas alrededor de la innovación y la creatividad porque tenemos por fortuna un pueblo muy inteligente. Nosotros vemos los jóvenes de la ciudad y vemos que talento es lo que nos sobra pero la violencia siempre cierra puertas, y ese es el reto, romper tantas barreras para que vuele nuestra juventud. Si lo hacemos todo pasa: creatividad, irreverencia, nuevas búsquedas. Ojalá que nos tocara ver eso también.

¿Qué opina del sistema educativo colombiano?

Lo obvio. Creo que tiene deficiencias y que para que el sistema educativo colombiano se transforme, se tiene que hacer de la educación el motor de la transformación social. Eso significa que no es un problema de un ministerio sino una forma de ver la sociedad que es lo que nosotros hacemos. Todos los espacios que construimos están asociados con conocimiento, cultura, emprendimiento y productividad. No es educación solamente en el aula de clase, que es necesaria y lo estamos haciendo, sino que es una concepción de la transformación social. Ésa por ejemplo es una diferencia con el presidente Uribe, la concepción nuestra de transformación social gira en torno a la educación, de ahí surge el lema “Medellín la más educada” como un todo diferenciador de mi administración.

BONUS TRACK

¿Libro y deporte favorito?

Rayuela de Julio Cortázar y el ciclismo

¿Una buena película?

Bella de Día de Luis Buñuel. Cuando tenía 15 años y quedé enamorado de Catherine Deneuve.

¿Artista Musical?

Juanes.

¿Hay alguien a quién quiera darle Clavo?

Yo creo que hay que darle clavo en este país a la corrupción, a la politiquería y a la violencia.

Comments

comments