Felipe Hurtado

Felipe Hurtado

Foto: María Fernanda Arias - EL CLAVO

Tiene 26 años, es Administrador de Empresas de la Universidad Autónoma de Occidente y trabaja como Director Ejecutivo de la fundación Fundautónoma. Es reconocido por muchos por haber sido ganador de la tercera temporada del reality Bailando por un sueño de RCN, donde pudo hacer realidad que 58 familias de bajos recursos tuvieran un techo para vivir. Estuvo dos años en la Armada, donde alcanzó a dar una vuelta en el Buque Gloria y manejar una fragata.

¿Cómo te empezaste a meter en el tema social?

Desde tercer semestre que inicié un proyecto en una materia de liderazgo y estuve trabajando con el jefe de desarrollo humano de Bienestar Universitario. Después hice parte de la escuela de liderazgo, fui coordinador durante dos años del grupo Un techo para Colombia. Durante el primer año construimos 10 casas que fueron donadas por la Aseguradora Solidaria de Colombia y después la tarea fue muy difícil porque a los empresarios les quedaba difícil creer que un joven de 20 años fuera y les pidiera plata para construir casas para familias pobres.

¿Por qué terminaste en Bailando por un sueño?

La verdad es que no me gustaba ése reality, me parecía como tenaz mostrar las dificultades de las personas y convertirlas en negocio, entonces fui muy apático pero de todas formas me llamó la atención y pensé en el sueño de construir casas. Entonces me inscribí por Internet y puse que necesitaba 100 casas para Un techo para Colombia. Después de mucho, Valentina Rendón, que es la persona que decide quién es la persona phpaide.com que iba a bailar con ella en el programa, me escogió por el sueño más que por el baile.

¿Y qué pasó con las casas?

Finalmente de las 100 casas pudimos construir 58, porque el presupuesto del premio alcanzó para 70, menos impuestos y costos de transporte. Además el precio del cemento subió mucho.

¿Cómo fue la experiencia de la construcción?

Las casas las construimos en el barrio Los Chorros. Primero hicimos una encuesta para saber cuáles familias necesitaban realmente las casas y que tuvieran dificultades económicas. Entrevistamos a 400 familias con todos los inconvenientes, porque hay gente que te miente. Finalmente iniciamos la construcción el 4 de diciembre de 2006 y terminamos el 22 de diciembre del mismo año.

¿Qué puede hacer un joven por lo social?

Lo primero que le diría a muchos es que se alejen del televisor, porque eso quita mucho tiempo. Más bien entrar a grupos que se dedican a tratar de resolver una problemática desde su colectividad. A los universitarios les preguntaría cómo desde su carrera o desde su saber, pueden disminuir la cantidad de niños que piden plata en los semáforos.

Comments

comments