Félix de Bedout

Félix de Bedout

Foto: Cristhian Carvajal - EL CLAVO

Reconocido por ser uno de los mejores periodistas del país, Félix estudió comunicación social en la Universidad Pontificia Bolivariana y por medio de sus entrevistas ha logrado sacar de casillas a muchos políticos, a los que les pregunta de frente y sin adornos sobre su gestión. Este paisa de 42 años ha sido presentador de noticieros, fue director de NTC Noticias, Félix Noche y Reportaje al Misterio. En la actualidad trabaja en La W, el medio radial de opinión más importante del país en el que claramente le hace barra a la oposición en medio de oyentes y periodistas uribistas. Así como Félix es bueno para entrevistar es “muy bueno para ser entrevistado”, pero ahí le logramos sacar algo.

Medios

¿En Colombia existe algún medio que busque informar?

Yo no creo en eso de la objetividad como tal en estado puro, yo creo en una responsabilidad honesta con el compromiso de informar. Siempre pienso que de alguna manera desde la escogencia, desde cómo se selecciona un titular, desde la continuidad, desde la categoría que uno le da a las diferentes noticias, uno está haciendo una valoración que queda reflejada en la información. Pero eso sucede acá y en cualquier parte del mundo.

¿Usted cree que la información que transmiten los medios permite hacerse una idea de la realidad?

Yo pienso que la gente no es pendeja y la gente sabe cuándo hay una información deliberada o manipulada; la gente entiende. El oyente no es un actor pasivo en la información, en el trabajo periodístico. La gente hace valoraciones, la gente tiene preocupaciones. Obviamente también hace valoraciones desde sus intereses y eso hace parte de la comunicación, pero yo no creo que la gente sea pendeja como para que se deje echar cuento de una forma estática.

¿Qué pretende usted cuándo acorrala a alguno de sus entrevistados?

Yo no me siento haciendo una cosa agresiva, algunas personas deben pensar que es por el tono, una cosa u otra, pero yo creo que estoy preguntando cosas que la gente merece saber y tengo la responsabilidad de hacerlo con los funcionarios públicos sobre todo, pues cuando son personas que tienen responsabilidades públicas tienen que responder por eso. Y yo insisto en una frase y es que “las entrevistas son entrevistas y no homenajes”, y acá mucho funcionario público piensa que uno lo llama para hacerle un homenaje y para decirle “qué berraquera lo que usted hace”. No, uno tiene que interrogarlos por las cosas que no están funcionando, por las dudas que se están generando, por las cuestiones que la gente necesita conocer.

¿Por qué los periodistas destapan los torcidos que debería descubrir la Fiscalía?

Hay una instancia de trabajo periodístico y hay una instancia legal; hay una manera de enjuiciar también a los personajes públicos y una manera de enjuiciarlo legalmente. Yo creo que la gente tiene el derecho a hacerse su propia valoración de los hechos, sobre los personajes. Hay unos juicios que realiza la gente que son diferentes a los que tienen responsabilidades legales.

Yo como periodista no tengo el poder de enviar a alguien a la cárcel, pero sí tengo la responsabilidad de presentar hechos y pruebas si considero que hay alguien ha cometido delitos; ya la justicia tomará su camino. Pero yo tengo la responsabilidad, si conozco los hechos, de ponerlos en conocimiento del público y que la gente haga sus valoraciones.
Por poner un ejemplo claro: Samper. Samper fue exonerado legalmente, ante la Justicia y para la Justicia, hubo acusación ante la Cámara de Representantes que el Congreso de la República no consideró procedente, ¡punto! O sea, legalmente ahí se acabó el proceso. Yo creo que la gente también tiene el derecho de hacer su valoración personal sobre el gobierno de Ernesto Samper o sobre cualquier otro gobierno, porque sino nos quedaríamos en eso, como divulgadores de boletines de prensa de la Fiscalía.

¿Piensa que las facultades de Comunicación Social de Colombia están en decadencia?

El ejercicio periodístico ya es algo que se forma cada persona según su intención, su valor o su interés por ser periodista, entonces yo creo que una universidad cumple dándole a uno elementos y sí, uno pone. Después de cinco años de estar en una universidad, si uno sale y alguien que no está en la universidad es mejor periodista que uno, es responsabilidad de uno, no de la universidad. Yo creo que la universidad lo que tiene es que dar suficientes elementos a un joven para que cuando salga le lleve una ventaja a alguien que no estuvo ahí. Hay excelentísimos periodistas que nunca pasaron por una universidad, pero eso no es para reprocharle a la universidad ni es culpa de las universidades.

Política

¿Cree que la izquierda llegará al poder en este país?

No sé, hacer futurología es muy complicado. Lo cierto es que la Izquierda se está tratando de preparar. Creo que todavía la Izquierda está un poco en formación como Izquierda democrática, y la izquierda democrática tiene un gran lastre en este país que es la guerrilla. Lamentablemente todavía muchos sectores asocian Izquierda con guerrilla en Colombia, lo cual es una enorme equivocación y es un gran problema de la Izquierda colombiana. La guerrilla le hace un gran daño —y permanente— a la Izquierda, porque la guerrilla así como secuestra personas, secuestró el término Izquierda y mucha gente confunde guerrilla con Izquierda, lo que yo considero no tiene razón de ser.

¿Usted cree que en Colombia se puede hacer una verdadera oposición?

Yo creo que hay que hacerla y hay que respetarla, sobre todo. Por eso yo creo que los medios de comunicación y las autoridades tienen la obligación de respetar precisamente una oposición. Porque una oposición legal que sea respetada, que tenga juego en el panorama político nacional, que pueda hacer los debates y que se le respete su papel de oposición le quita argumentos a los que creen que sólo se puede hacer oposición con las armas. En ese sentido considero que es muy equivocado satanizar a la oposición o perseguirla de la manera como muchas veces se hace, porque en la medida que nosotros tengamos una oposición, los gobiernos, éste u otro, tenga una oposición fuerte y que tenga partidos de oposición fuertes, se le está quitando argumentos a los que creen que sólo se puede hacer oposición con un fusil.

¿Qué representa el senador Petro para Colombia?

Petro es un congresista que lleva varios años siendo considerado por el mismo Congreso como el mejor congresista, que siempre ha hecho debates candentes y duros y yo creo que eso hay que respetarlo, independientemente que uno esté de acuerdo con él o no, eso si ya es parte de la valoración que cada quien hará de Petro. Yo creo que tener una oposición que sea capaz de hacer debates serios, profundos y complicados en el Congreso me parece bien importante; ya la valoración que haga cada quien de sus debates es a lo que se tiene derecho y en las urnas se refleja si les gusta o no. Me parece que juega un papel importante dentro de reflejar lo que es un senador de oposición a un gobierno.

Comments

comments