MAURICIO CUEVAS

MAURICIO CUEVAS

Es un cinéfilo que le gusta ver más con el oído y su pasión es la radio. Dirige dos programas culturales para jóvenes. El primero, es la Caja De Pandora, una radio revista cultural que lo hace madrugar todos los domingos y en la cual hay música selecta, variedad de temas e invitados. El otro programa es Lágrimas De Acero, una propuesta radial que se especializa en Rock Metal, aquí emite noticias, reseñas y datos curiosos sobre este género, que como él dice, despierta los sueños y emociones de millones de jóvenes. A sus 27 años quiere seguir innovando en la radio para que la gente se apasione mucho más por este medio de comunicación.

Foto:Angélica Cardozo - EL CLAVO

Foto:Angélica Cardozo - EL CLAVO

¿Es fácil producir radio cultural?

Acá necesitamos un resurgir cultural, que la gente crea en la cultura como opción de entretenimiento, canal de información, posibilidad de educación y medio para construir opinión. La cultura en nuestra ciudad carece de espacios y así es difícil que una propuesta radial pueda seducir masivamente a la gente. Sin embargo, en los últimos meses la ciudad está estableciendo otro tipo de lógicas que permiten que una radio cultural-universitaria, alejada de las tendencias comerciales, pueda desarrollarse. Lo necesitamos.

¿Qué piensas de las otras emisoras juveniles?

No hay mucho que pensar, ni siquiera las escucho, tal vez por eso sea irresponsable criticarlas. Existen propuestas como Radiónica, que es un excelente modelo alternativo de radio juvenil. Son contadas las emisoras que hacen una radio que aporte favorablemente al discurso de la expresión juvenil.

¿Realmente los jóvenes escuchan cultura?

Los jóvenes escuchan cultura todo el tiempo, viven conectados a su Ipod y acompañan el día a día con su música favorita. A los jóvenes se les ha olvidado escuchar, pero es más porque no hay mucho que escuchar. Si ellos quisieran oír más y la radio fuera el medio por excelencia, sólo habría programas mañaneros, informativos y algunos programas especializados en géneros musicales. Pero a la radio le falta meterle la ficha a documentales, crónicas, transmisiones de eventos, dramatizados, seriados, programas de opinión, creatividad, producción, en fin. No es difícil llegarles a los jóvenes, lo difícil es que ellos lleguen a nosotros.

¿Qué opinas de la cultura del rock en Colombia?

No tenemos cultura, sólo tenemos una gran fanaticada que vive por esta música y se rebusca los medios para sobrevivir. Aunque hay talento, la cultura rock en Colombia carece de espacios para su pleno desarrollo. Bien por los que se han mantenido con las botas puestas apostándole al rock en este país.

¿Cuál crees que debería ser el escenario para que propuestas como La Caja de Pandora se emitan en emisoras comerciales?

En el modelo actual de radio comercial no cabemos, esa es la realidad, pero también me atrevo a pensar que no necesitamos de eso. Existen otras vías para posicionar una propuesta como La Caja de Pandora, sólo que se necesita gente y mucho trabajo para lograrlo. Pienso que si llegamos a la radio comercial, perderíamos todo lo que somos. Como en muchos procesos culturales, sería muy bueno que apareciera un mecenas y nos echara un empujoncito, soñar no cuesta nada, pero hacer radio cuesta mucho, como la TV, los impresos, el Internet, todo vale. Pero en la radio comercial, ni loco.

Comments

comments