Milton Trujillo

Milton Trujillo

Perfil
Tiene 29 años, es comunicador social de la Universidad Santiago de Cali, caleño adoptado ciento por ciento. En 2001 con un grupo de amigos creó TIENENHUEVO.COM y fue uno de los que tiró huevos en el Congreso de la República.
Hace un año tiene CASA OCCIO, una idea que surgió con su novia cuando estaban en la universidad, la cual consiste en brindar un sitio común a los realizadores de cine caleños con el fin de que sean amigos y crear una nueva vanguardia en el campo audiovisual de la ciudad. Un espacio donde caben todas las ideas y sobran las manos para apoyar cada proyecto audiovisual.

Es un lugar donde en este momento hay unos servicios en el lenguaje audiovisual, tanto en la preproducción, producción y post-producción, donde ayudamos a crear proyectos, a construir libretos, a grabar, pero lo esencial es volver a sentar a la gente como amigos, los realizadores de Cali no puede estar en ego centro, no más esa vaina del ego, los directores ególatras déjenlos allá, en Hollywood. Es un lugar donde podamos entrenar como un grupo de rock entrenaría, entrenar como realizadores.

  • ¿Cómo te sientes con esta idea de negocio?

Dándole, no te puedo decir que es fácil ni te puedo decir tampoco que es duro, nosotros lo que tenemos es estar atentos,  hay que meterle buena vibra. Hicimos unos talleres en Siloé, y por cosas de la vida hace poco nos dimos cuenta que unos de los chinos de un grupo consiguieron plata y crearon su propio grupo audiovisual. Nos dimos cuenta que sí estamos haciendo algo que sí vamos a multiplicar. Yo me siento muy satisfecho de poder saber que ya está la CASA OCCIO,

  • ¿Qué es lo más difícil de hacer este proyecto?

Al inicio esta casa estaba totalmente vacía, la primera y segunda noche dormimos en un colchón en la sala, luego al pasillo y un año después hay lo que hay. Hemos hecho lo que hace cualquier ciudadano de Colombia, sobrevivir, pagar los servicios, las obligaciones y los impuestos.

  • ¿Se puede generar industria con el ocio?

La industria no nos importa. Nos importa más la gente, que la gente empiece a utilizar lo audiovisual para contar sus propias historias. Tenemos el caso de Carlos Moreno el director de Perro come perro, ha viajado y trabajado, pero hace 17 años estuvo pensando la película en su cabeza, vino, la hizo en Cali y cuando decidió hacerla fue con gente caleña, ¡una chimba! Es que el cine se hizo para visualizar, esa es nuestra apuesta, la industria no me interesa, me da ‘jartera’.

Comments

comments