Sargento García

Sargento García

Foto: Juan Sebastián Bustos

Bruno García, más conocido como Sargento García, es cantante, DJ y productor francés. Es uno de  los mejores músicos en el plano latinoamericano, debido a que fue uno de los primeros en mezclar la actitud punk con los sonidos caribeños, la salsa y el reggae. Terminó una residencia con la agrupación caleña Zalama Crew en Cali, de la que nació un videoclip que se estrenó en marzo llamado ‘Calentura Mi Son’. Estuvo de gira por Colombia con su nuevo álbum ‘Una y otra vez’ y acaba de terminar su nuevo proyecto ‘El Cumbia Muffin All Stars’, en el que fusionó música  electrónica con la música tradicional colombiana. La mayoría de las veces viste de blanco, es el creador del género ‘Salsamuffin’ y su objetivo es llevar su música como una píldora contra el aburrimiento. El Clavo habló con él.

¿De dónde nace el nombre Sargento?

Nació de la serie del Zorro. Como mi apellido es García cuando dieron esa serie hace mucho, a todos los García de Francia les pusieron ese apodo. Entonces al buscar un nombre artístico me pareció más interesante la imagen del Sargento que el personaje de Don Diego de la Vega, el Zorro.

¿Qué influencias ha tenido Colombia para hacer la música de Sargento García?

Yo llegué a Colombia hace cinco años. Hasta entonces había estado trabajando mucho más el sonido de Cuba y de Jamaica y un poquito de México también. Después de México yo había empezado a tocar unas cumbias y pues me pareció muy interesante ir a la cuna de ese género. Cuando llegué, vi otras caras de la música colombiana que yo no conocía, como la música del Pacífico y las diferentes fusiones que hay en este país. Entonces me pareció interesante porque encontré los ingredientes para el laboratorio en el que trabajo, el sonido afro, sonidos indígenas y a su vez sonidos más modernos.

¿Cómo fue la experiencia de hacer una residencia con Zalama Crew en Cali?

La residencia artística fue una propuesta que les hice para hacer un trabajo de talleres escenográficos, de técnica de sonido en tarimas, un taller de arreglos para optimizar un poco la  energía de Zalama Crew y ponerla al servicio de lo que quieren alcanzar. Estuvimos ensayando, grabando dos canciones y realizamos muchos talleres durante 15 días. Por ejemplo, los puse a trabajar en un salón de espejos, para que vieran elementos que el público ve, y que el artista no; hicimos trabajo de desplazamientos, posiciones de tarima, cosas que conozco desde hace años y que puedo aportarles  desde mi experiencia.

¿Qué se siente ser un padrino de los nuevos artistas que están empezando?

Es muy chévere porque puedo trasmitir todas las experiencias y el conocimiento que en algún momento yo aprendí de músicos de cuba, músicos del caribe con los que trabajé; es gratificante transmitirles algo como a mí me lo transmitieron en el pasado.

¿Cuáles son tus influencias musicales más grandes?

Hay muchas la verdad. Mis influencias vienen desde el Rock y desde el Reggae. Mucha gente ha estado como espiritualmente detrás de ese trabajo. Yo diría que grupos como The Clash influyeron mucho en mi música. O alguien de quien pude aprender bastante fue Tyrone Downie, el teclista de ‘The Wailers’, con quien estuvimos haciendo una función en Jamaica, entonces ahí aprendí bastantes cosas. Y dentro de la música latina, creo que mi maestro ha sido Rubén Blades, por el estilo de letras, por él como personaje, y por su recorrido.

¿De qué se trata el género Salsa Muffin?

Cuando yo empecé a hacer el proyecto de Sargento García, estaba trabajando mucho con la música de Jamaica y la música de Cuba, entonces me pareció interesante hacer un puente entre esas dos islas. Dos islas chiquititas pero que han influenciado la música mundial de una manera muy tenaz. Entonces empecé ese trabajo entre Cuba y Jamaica y poquito a poco lo fui ampliando con las bases latinas, trabajando siempre con el sonido afro, la Cumbia, la Salsa y ahora también con la música del Pacífico y otros ritmos. Esa es la Salsa Muffin, un puente entre el Reggae y la música latina.

¿Qué es Radio Timbo?

Es un proyecto que nació hace siete años. Como yo estoy mucho de gira y conozco a mucha gente y a muchas bandas, esa gente me regala sus discos. Entonces me pareció interesante utilizar internet para hacer un programa, una emisora de radio que no fuera música comercial sino música más underground, que no llega a los circuitos comerciales. Desde hace dos años tenemos  programas en vivo vía streaming y ahora la idea ha sido transformar Radio Timbo en un espacio cultural donde yo invito a diferentes DJ’s, diferentes amigos músicos para que nos hagan programas desde diferentes partes del mundo. Se escucha en www.radiotimbo.com, y tenemos programas desde Argentina, Serbia, Colombia, España y desde diferentes partes del mundo con programas en vivo todos los días. Yo tengo un programa que se llama la ‘Salsa Muffin Sessions’ y es todos los lunes por la tarde.

¿Tu música es una píldora contra la intolerancia?

Es una píldora contra la intolerancia y el aburrimiento. Yo me considero un trovador, una persona que viaja y cuenta un poco sus viajes, sus andanzas, sus reflexiones sobre este mundo loco. Sobre las cosas buenas y malas de este mundo. Yo no utilizo la tristeza ni el llanto, sino más bien la alegría y la fuerza positiva.

¿A quién o a qué le darías clavo?

Yo le daría clavo al egoísmo mundial. Este mundo podría ser mucho más alegre y más feliz si  fuéramos todos menos egoístas.

BONUS TRACK

Un libro: Cien años de soledad

Una película: 180 segundos

Un artista musical: Bob Marley

Una canción: ‘Te vengo a cantar’ de Bahía

Una comida: Un plato de camarón ¡con salsita!

Un lugar: Una playa con sol

Un color: Blanco

Un sueño: Que podamos seguir teniendo más sueños

Un personaje: El sargento García

Comments

comments