Lowbrow

Lowbrow

Street art Todos en algún momento nos sentíamos artistas rayando los cuadernos y pupitres en clase con mensajes a los novios o desahogándonos del profesor que era una cuchilla. Algunos nos sentíamos lo máximo haciendo estos garabatos. También nos llamaban la atención los muros en blanco o grises de las calles pero nos daba un poco de miedo que se nos vinieran encima los tombos, además nos faltó un poco más de agallas y por supuesto talento, lo que ahora le sobra a esta nueva oleada de artistas underground quienes están siendo más creativos y arriesgados.

El estilo ‘grafiti pandillero’ se ve cada día menos para evolucionar ampliamente en las paredes de las ciudades al mejor estilo del street art o cultura underground. Ya quedaron atrás las imágenes de un solo color, ahora las calles han empezado a ser invadidas por artistas sin miedos y con mayor fuerza creativa que antes, por eso para entender este nuevo fenómeno artístico en Colombia hay una frase del crítico de arte y también ‘poeta maldito’ Charles Baudelaire, quien se refirió a él como: “the art only the bizarre is beautiful”, haciendo referencia a las expresiones bizarras, de tonos sarcásticos y con un poco de picardía y maldad, que es lo que vemos ahora como Lowbrow o surrealismo pop.

En Colombia, artistas como el caleño Felipe Bedoya (quien el pasado 29 de octubre de 2008 se presentó en Art toys festival con sus figuras comic-punk o mejor conocidas cómo figuras ugly pop´s en Bogotá), se dejó influenciar imponiendo un estilo propio y siendo ”Eriksson confirmed that 2013 might find them greatly concentrating on the United kingdom market and said: “Sales activities will still be focused towards operators within the United kingdom but additionally towards existing clients for mobile games and Live Casino . pionero en nuestro país con la tendencia Lowbrow que no se conocía sino en artistas internacionales como: Mark Ryden , Camille Rose García, y Gary Baseman entre otros.

Si ya conocía un poco del tema no va a tener necesidad de buscar en las librerías revistas de ilustración caras o pedirle a un tío en el exterior que se las envíe de Europa, (como la revista Juxtapoz ó Belio Magazine) porque sin importar que toque pintar con el solazo más tenaz del medio día, con el ruido de los carros o con algún “loco” que quiera dejarlos sin pinturas y obviamente sin dinero, artistas como Bedoya seguirán pintando con tal de que usted se detenga un momento y vea que la ciudad es un libro abierto, lleno de colores y lo mejor de todo ¡gratis!

Estos monstruos y zoombies quieren más que tu cerebro, quieren y aclaman atención absoluta, pero para bien de ellos y antojo de nosotros, los podremos tener no sólo en las calles de nuestra ciudad, sino también en camisetas, maletines y hasta en nuestros zapatos favoritos. Ahora esperemos que ésta nueva tendencia se quede mucho tiempo en nuestro país y que algún día sea apreciado más que como una simple moda.

Ilustraciones: cortesía Felipe Bedoya

Comments

comments