#YoPropongo: Literatura de (no) ficción

Mujeres de nuestro tiempo

Para nadie es un secreto que el avistamiento de las redes sociales y su diversidad de perfiles (youtuber, booktuber, instagrammer, twittero, etc.) le han dado un giro a la escritura y la han convertido en un ejercicio más habitual y más necesario. Muchas personas opinan que lo medios digitales en lugar de acercarnos, nos alejan y nos excluyen.

Sin embargo, quiero confesar que en los últimos dos años he conocido a más poetas y escritoras gracias a mis cuentas virtuales que las que conocí en mis años de universidad, y no porque la enseñanza que recibí fuese insuficiente, sino porque a tan sólo un follow o un click, las he encontrado y me he sentido identificada con sus talentos, sus historias cotidianas y sus vidas.

Claro, preferiría mil veces que la poeta africana Warsan Shire (de quien se inspira Beyoncé para hacer su último álbum) diera una rueda prensa y yo pudiera asistir, pero muchas noches me ha bastado con leer sus poemas en su página web y acostarme con ellos entre el pecho.

El objetivo de las redes sociales es moverse en cadena y permitirnos sucesivamente un acercamiento. Por ejemplo ¿sabíamos que existe una plataforma llamada Wikimujeres que propone ampliar el contenido biográfico de mujeres profesionales en el portal de Wikipedia?

El proyecto nace en España y desde cualquier rincón de la tierra puedes vincularte, aprender a editar y publicar: en línea. En Suramérica estamos viviendo un emerger fuertísimo en cuanto a la literatura pensada por mujeres.

Escribimos diarios, escribimos crónicas, escribimos ficción, escribimos opiniones o relatos autobiográficos; todos evidencian una experimentación con los géneros literarios y una proliferación de temas en común.

Independientemente de si existe o no la literatura femenina, me voy a permitir dos reflexiones. Primero, repensemos el feminismo como el no holocausto de los hombres, así como nos lo recuerda la periodista colombiana Catalina Ruiz Navarro en su conferencia en TEDx. Y, segundo, notemos la cantidad de talentosas mujeres que se están apropiando de la literatura y están reconstruyendo un universo narrado por ellas mismas.

Ficción o no ficción, la representación colectiva de lo femenino es cada vez más fuerte y esta generación de nuevas voces están recogiendo, más que seguidores virtuales, una masa de lectores y lectoras. Entonces nos preguntamos ¿serán los medios digitales la nueva herramienta para fomentar la lectura?

Claro, lo digital demanda una cantidad de recursos para que la información sea accesible a toda la población, pero mientras lo resolvemos, #YoPropongo motivarnos a contar nuestras historias de realidad o ficción en cualquier medio posible de divulgación. Yo propongo buscar y leer a mujeres que (se) escriben rompiendo todos los estigmas tradicionales de género, amor y familia.

Yo propongo usar la literatura para cuestionarnos sobre la violencia y estos límites a los que hemos llegado donde ya existimos en palabras como feminicidio o feminazi. Yo propongo más aperturas de blogs, perfiles, cuentas como @womensmarch, @slaythepatriarchy, @womenonwaves_ y más hashtags como #miprimeracoso #desmontandoestereotipos #literaturafemeninairaní.

Escrito por: María Camila Moreno 

Ilustración por: Willington Giraldo

Comments

comments

Leave a Reply

*