MELAO: UN DESAFÍO ALEGRE EN SU  ESCENOGRAFÍA

MELAO: UN DESAFÍO ALEGRE EN SU ESCENOGRAFÍA

logo-delirio

Delirio Melao (2)Un Chevrolet convertible rojo y blanco, modelo 55, con su estructura cubierta de cristales de swarovski, pone de presente que la tarima de tres niveles de Delirio,  es un mundo de fantasía, diseño y colorido para su nueva puesta en escena, Melao, un dulce contrapunteo, con el telón de fondo de los balcones habaneros y del Cali viejo, donde la vida tenía y debe tener siempre el color de la alegría, la ilusión y la esperanza. A eso apunta Delirio, que con su derroche de creatividad, nos sorprende con esta década de ensueño y esfuerzo, haciendo que sus noches festivas y delirantes, abran paso, musical y afectivamente, a este desafío alegre lleno de creatividad.

Melao, dulce contrapunteo, este viernes 29 de julio, en la Carpa Delirio, nos recuerda lugares y épocas que viven presentes en la memoria. ¿Y cómo? Con una escenografía que recrea mágicamente las callejuelas del casco antiguo de La Habana y del Cali viejo, en una amalgama de colores que entre el verde de la caña, el ocre de la tierra y el rojo del fuego, genera espacios de fantasía, baile, música y vida.

Así lo refiere el director de escenografía de Delirio, Johanns Paredes, cuyo trabajo  lo largo de esta década ha consistido en interpretar y dar volumen a las ideas del colectivo creativo, el cual parte de un proceso de investigación, búsqueda de fuentes históricas, para construir finalmente la propuesta de una escenografía técnicamente posible, que cuente con una riqueza visual y fotográfica de impacto: “Como es un espectáculo, se trata  de dar peso y funcionalidad a todas las estructuras donde van a moverse los bailarines, en esta puesta en escena están los balcones coloridos, que dan soporte y seguridad a los artistas. Es un arte que cuenta con diversos materiales, como forja en metal, madera tratada con diferentes texturas y detalles en yeso, para los adornos, cornisas y cenefas de las fachadas neoclásicas presentes en zonas tradicionales de Cuba y Cali”.

Delirio Melao (1)Un clásico convertible Chevrolet modelo 1955, recorre el escenario, portando la belleza de las mulatas en este dulce contrapunteo, para transportar a losespectadores a calles de recuerdos que, con toda la influencia cubana y caleña de antaño, traen a la memoria historias de romance, encuentros, desencuentros y todos los  hilos de la vida real llevada a escena. “Es magia, y así se evidencia en este carro clásico que brilla en escena, con los cristales swarovski que prácticamente cubren toda su estructura. Algo impensado en una calle de nuestros días, llena de tráfico y ruido; pero que en Delirio cobra esplendor al hacer parte de este desafío alegre, de esta fantasía endulzada con Melao”,puntualiza el director de escenografía, Johanns Paredes.

La Carpa Delirio vuelve a llenarse de  Melao, dulce contrapunteo, este viernes 29 de julio,  el espectáculo que rinde un homenaje al cultivo de la caña de azúcar y nos trae a  el sabor dulce que caracteriza a nuestra tierra. Una historia de dos hermanas, Kenia y Siara, que en torno a este cultivo,  recrea las tareas propias de una plantación, con una carroza monocromática, que  remite al público al calor, la quema y el sudor en manos de hombres y mujeres,  que lleva impresos el fruto final.


Delirio Melao (3)Melao, dulce contrapunteo nos regala la creatividad de nuestros artistas, no sólo en  baile, música y circo. También en materia de diseño de escenografía, con cada detalle cuidadosamente tratado por un grupo talentoso de escenógrafos y artesanos, para construir la historia y  generar un Delirio de emociones. Es el trabajo de muchos creativos que en cada elemento llenan de color y magia nuestra propuesta”: precisó
Andrea Buenaventura Borrero,Directora de la Fundación Delirio.

 

Melao, dulce contrapunteo: viernes 29 de  julio de 2016.

7 p.m.: se abren las puertas. 9 p.m.: inicia el espectáculo.
Valor de la boleta: $ 180.000
Lugar: Cali, Carpa Delirio – Centro de Eventos Valle del Pacífico (Carrera 26 No. 12 – 328 Zona Industrial Yumbo).