¿La Sucursal del cielo o la sede del infierno?

¿La Sucursal del cielo o la sede del infierno?

Candidatos aspirantes a la Alcaldía de Santiago de Cali

Cali pasó de ser la tercera ciudad del país a ser la sexta, los caleños hemos visto como del esplendor de los80´s y el derroche de los 90´s hoy no queda si no el recuerdo. Muchas de las multinacionales se han ido, han llegado cientos de miles de migrantes, miles de desplazados: en gran parte porque ser pobre en Cali es un poco más fácil que en otros lugares del país. Con un  clima benevolente y unos ríos aun disfrutables Cali es una ciudad que atrae.

Desafortunadamente después de 16 años de malas administraciones, de corrupción descarada, de malos negocios, de pocos proyectos y mucha politiquería y clientelismo, Cali hoy se enfrenta a una decadencia que amenaza con su “Popayanización”. Nos estamos quedando por fuera del desarrollo nacional, el camino a Buenaventura ya no pasa por Cali, y las cifras de muertes violentas, atracos, pandillas, fleteos, paseos millonarios mortales, narcotráfico, niños sicarios, todas reflejan un desmadre que pasa por la responsabilidad de los incompetentes y la indiferenciade la elite.

En Cali al parecer y según lo que dicen las encuestas para alcaldía, los candidatos que se perfilan como finalistas (la gente generalmente prefiere votar por el ganador o quienes se perfilen como posibles ganadores para garantizar la utilidad del voto) son: Rodrigo Guerrero (notable que renunció a su curul en el Concejo con el Partido Conservador y que se presentó por firmas), María Isabel Urrutia (Candidata del Polo Democrático) y Milton Castillón (Partido Conservador).

Otros candidatos que empezaronla campaña con muchas opciones e intención de voto de dos dígitos como Argemiro Cortés (Podemos Cali Centro Independiente), Susana Correa (Uribista independiente por firmas), Sigifredo López (Partido Liberal) y Clara Luz Roldán (Partido de la U), hoy ven como única salida las alianzas con los punteros. De hecho Argemiro y Susana adhirieron a la campaña de Rodrigo Guerrero, y se espera que los otros tomen igualmente el camino de las alianzas antes que enfrentarse a una estruendosa derrota.

El legado de Jorge Iván Ospina es importante, se las arregló para cerrar su administración con un alto porcentaje de aprobación: algunas encuestas le dan hasta un 75% de popularidad, pero más allá de eso cumplió un papel muy importante al hacer soñar a los caleños con grandes obras que dignifican la calidad de vida de los más necesitados (la ciudadela Nuevo Latir es el mejor ejemplo) y aunque ha causado polémica con medidas como el cobro de las megaobras y políticas como los Guardias Cívicos y se raja en el cuidado por la vida y la seguridad ciudadana, y la corrupción en contratos importantísimos como la remodelación del estadio Pascual Guerrero, hay que felicitarlo por el éxito que tuvo al apostarle a la cultura (el Petronio Álvarez, las Escuelas de Salsa, El Salsódromo).

Sin embargo los candidatos que aspiran a reemplazar a Ospina tienen el reto de lidiar con decenas de pandillas, un desempleo que es mayor que la media nacional, una crisis en el aparato de la Justicia local, y una percepción generalizada de que Cali dejó de ser la sucursal del cielo para convertirse en la sede del Infierno.

Comments

comments