10 acciones estratégicas para incorporar la innovación en las empresas

10 acciones estratégicas para incorporar la innovación en las empresas

empresas

Uno de los desafíos que enfrentan actualmente las empresas es incorporar la innovación dentro del ADN de sus organizaciones, pues han comprendido que la innovación se convierte en uno de los aspectos que los podría mantener competitivos en el mercado y se pueda lograr rápidamente un mayor crecimiento.

No existe una fórmula mágica para incorporar la innovación. Sin embargo, se pueden implementar ciertas acciones estratégicas de tal manera que los empresarios logren adentrarse en el mundo de la innovación, logrando los resultados esperados.

 

  1. Asimilar la Innovación: el primer elemento es lograr que todos los empleados de la organización en los diferentes niveles, comprendan lo que significa la innovación. La creatividad es un importante insumo para la generación de nuevas ideas, puede ser un insumo pero no es suficiente para contar con resultados esperados en el mercado. Así mismo, el mejoramiento continuo es importante para la empresa, pero innovar es mucho más que lo anterior, es una trasformación de todo lo establecido y que por supuesto genera incertidumbres altas tanto para las personas que ejecutan las ideas innovadoras como para la organización en general.

 

  1. Inspirar a los Equipos: un cambio importante y vital que facilita el desarrollo de la innovación en las compañías está en sus líderes. Los directivos tienen que creer en sus colaboradores, valorar el potencial que tienen para impulsar la organización y hacer más énfasis en las oportunidades que en los problemas. Los líderes son los primeros que comienzan a asumir la innovación haciéndola explícita tanto en sus discursos inspiradores como en sus actos, impulsando nuevas ideas y estando abiertos a reconocer nuevas formas de hacer las cosas en la empresa.

 

  1. Convertir la innovación en una estrategia: la innovación no puede ser un proyecto adicional, debe convertirse en una estrategia y una apuesta organizacional. Por ello las directivas deben definir el impacto estratégico que tendrá la innovación para sus empresas, las apuestas y metas a corto, mediano y largo plazo, la arquitectura organizacional que estará impulsando los diferentes tipos de innovación, los recursos e incentivos que se destinarán para hacerla una realidad y sobre todo crear mecanismos de evaluación y métricas apropiadas que promueven y no maten la innovación en su primer intento.

 

  1. Transformar la Cultura de la empresa: “La Innovación no es cuestión de dinero, es cuestión de Personas” mencionaba una de las mentes más innovadoras del mundo – Steve Jobs. Contar con una cultura de la innovación es tener un terreno fértil que permite que se den los frutos esperados, ya que la innovación no es producto del trabajo individual, sino es el resultado del trabajo colaborativo y co-creado de los equipos. Los elementos que pueden llegar a transformar las culturas de las empresas son la creación de símbolos, ritos y hábitos: eventos de lanzamiento de la innovación en la empresa, brindar tiempos y recursos, crear concursos e incentivos, crear espacios físicos para la innovación, entre otros.
  2. Ser ágiles y flexibles: la estandarización en las empresas asegura la calidad de productos y permite alinear las compañías. Sin embargo, su exceso se convierte en la desventaja más grande que limita a las empresas a innovar, generando lentitud para la toma de decisiones y perdiendo agilidad y flexibilidad en los cambios que el mercado les exige. Se debe tener mucho cuidado cuando los procesos, políticas o normas se imponen por encima del sentido común y se promueve una rigidez excesiva de la estructura corporativa, pues ello podría generar atascamiento para operar con ingenio y dar movimientos rápidos que permitan mantener viva y constante la innovación.

 

  1. Formar en técnicas de Innovación: hoy en día se cuenta con diferentes metodologías de vanguardia para la ideación y para el desarrollo de proyectos de innovación. Es de gran relevancia capacitar a los colaboradores de la compañía en la implementación de estas metodologías y consolidar un equipo de líderes de innovación, quienes son los orientadores en el uso de estos métodos y técnicas en las diferentes áreas o dependencias de la empresa y se convierten en los “evangelizadores” de la innovación.

 

  1. Retar a la empresa: cuando las compañías se adentran en este camino de la innovación, en ocasiones empiezan con una aparente buena alternativa, por ejemplo desarrollan concursos de ideas innovadoras al interior de la empresa. Este tipo de acciones son buenas pero se deben pensar muy bien porque podrían genera un alto nivel de decepción en los colaboradores, frustración y desmotivación sumado al riesgo de desvirtuar las increíbles bondades que tiene la implementación de la innovación y su concepto. Se requiere de una buena planeación con una intencionalidad clara, acompañado de retos que sean concretos, fáciles de entender, con un alcance claro que invite a la acción y que esté orientado a los intereses y estrategia de la compañía.

 

  1. Abrir las puertas: encontrar ideas realmente innovadoras es todo un desafío. En ocasiones se complejiza por el sesgo mental del conocimiento en el sector económico en el que trabaja y los paradigmas creados por la cultura de la empresa o las mismas personas. La innovación abierta se convierte en una interesante práctica de transformación empresarial. Estas experiencias le permite a la organización traer mentes brillantes externas de investigadores y emprendedores que puedan crear soluciones con alto potencial innovador, es un garante de éxito y se convierte en una alternativa muy poderosa en el desarrollo de productos o modelos de negocios pertinentes y de alto impacto en el mercado.

 

  1. Diversificar la Innovación: existen tres tipos de innovación clasificadas por su impacto. La incremental que le permite a la empresa mantenerse en la posición competitiva actual; la radical que proporciona elementos para alejarse de la competencia; y la disruptiva que otorga la capacidad de convertirse en líderes del mercado y hasta crear las nuevas reglas de juego de la industria. Las compañías deben saber a qué tipo de innovación le quiere apostar, reconocer que se deben evaluar e implementar de manera distinta, conocer los niveles de incertidumbre, su inversión y los resultados que se podrían generar con cada una.

 

  1. Innovar de manera disruptiva: este tipo de innovación es una excelente apuesta pues están transformado el mundo y están cambiando todo tipo de industrias de manera inesperada, tales como lo ha hecho Apple, Uber, Netflix, Airbnb, entre otras. Las empresas deberían contemplar este tipo de innovación. Se debe tener en cuenta que dependiendo de la organización, estas innovaciones son recomendables desarrollarlas alejadas de la compañía con el fin de realizar acciones de manera diferente en términos de su medición, del tipo de personal que las implementarán y del manejo de los recursos que se destinen. Los laboratorios de negocios y el emprendimiento corporativo han venido cobrando un papel importante para hacer posible el desarrollo de este tipo de innovaciones.

 

Escrito por Óscar Mauricio Vásquez

 

Comments

comments