Alfredo Carvajal: tradición, familia y éxito

Alfredo Carvajal: tradición, familia y éxito

carvajal

Por César López
@CesarLopez_

Es tal vez uno de los empresarios más completos que tiene el país, no sólo por su formación académica sino por su vasta experiencia que lo ha llevado a liderar proyectos tanto en el sector privado como en el público. Es reconocido como un revolucionario que supo adaptarse a los cambios drásticos que vivió la economía de finales del siglo XX. Ha sido Alcalde de Cali, Presidente de Ecopetrol, Alto Comisionado para la paz y por supuesto Presidente de Carvajal S.A, empresa que fundó su abuelo hace 110 años y que hoy es una gran multinacional. A pesar de ya estar en la etapa de la jubilación dice no querer parar. Está desarrollando en la actualidad junto con otros empresarios, un nuevo emprendimiento dirigido a la población de la tercera edad, que él califica como “un mercado emergente que está tomando muchísima fuerza”. El Clavo tuvo la oportunidad de conversar con él, para conocer la historia de una empresa familiar que se convirtió en uno de los referentes más importantes de la economía colombiana.

 

¿Cómo nace Carvajal S.A?

La empresa arrancó en 1904 cuando mi abuelo Manuel Carvajal Valencia decidió comprar una pequeña imprenta a la que llegaron a trabajar mi padre y mis tíos, con una inversión de 200 pesos. En esa imprenta se hacía toda clase de trabajos, como libros, folletos, periódicos y hojas sueltas. Cali era una ciudad muy pequeña y un poco aislada del contexto de país y sin embargo la empresa se proyectó y creció muy rápido. En 1959 toda la familia Carvajal trabajaba activamente dentro del proyecto. Yo creo que ese fue el éxito de la compañía: que fuera netamente familiar.

¿Cómo ha hecho Carvajal S.A para continuar vigente después de 110 años desde su fundación?

La mayor parte del fracaso de una empresa familiar está entre lo que haga la primera o la segunda generación, que es la de los padres y sus hijos. Afortunadamente eso no sucedió, puesto que nosotros teníamos muy arraigados los valores positivos de trabajo inculcados por mi abuelo y como éramos tantos, no había participaciones mayoritarias. Eso se tradujo en que en los Carvajal y su empresa siempre existiera la solidaridad. Sin embargo, los tiempos cambian y desde 2002 cuando estuve en la Presidencia de la compañía, la familia tiene muy poca injerencia en las decisiones corporativas. Es por eso que actualmente la mayor accionista es la Fundación Carvajal que tiene el 23.5% de la empresa. Los demás accionistas tienen entre un 2% y 4%. Este paso que dio la compañía fue una decisión tomada para que la misma pudiera seguir en el tiempo. La gobernabilidad actual de la empresa se rige bajo todas las normas que exige una empresa de constitución anónima.

¿Carvajal S.A cómo ha logrado adaptarse a los cambios?

Nosotros hemos tenido épocas muy difíciles, como la crisis de los años treinta que hizo desaparecer a muchas empresas en la región y hablando de lo que sucede hoy en día podríamos decir que nuestro portafolio ha sido vulnerado por las nuevas tecnologías. Por ejemplo, nosotros fabricábamos máquinas de escribir, formas continuas, máquinas calculadoras, y hacíamos el directorio telefónico. Ya nada de eso se usa en estos tiempos. Nos tocó que reinventarnos y actualizarnos. Siempre tuvimos claro que para poder subsistir en un mercado tan complejo, tenemos que tener una mentalidad de cambio permanente. Carvajal siempre ha tenido en sus proyectos la innovación. Además en las empresas familiares existe más capacidad de sacrificio en los tiempos duros. En empresas de sociedad anónima cuando la gente se siente amenazada simplemente toma su capital y se va. En las empresas de familia, como la nuestra, lo que hacemos es cambiar de negocio y buscar nuevas oportunidades.

¿Cómo han afrontado el tema de la transición del papel hacia lo digital?

Es una realidad y Carvajal S.A lo sabe perfectamente. Reconocemos que los libros ahora vienen en formato electrónico y que muchas actividades que se hacían en papel ahora se realizan en digital. Pero dimos una variante y es que la gente aún imprime y mucho, sobre todo en las oficinas. Ahí entra el uso del papel de resmilla. En nuestra empresa Propal, fabricamos este producto, con alta responsabilidad ambiental. Del bagazo de la caña sacamos nuestro papel.

¿Qué características considera usted, debe tener un empresario?

Creo que la academia ayuda a las personas a ser mejores empresarios, puesto que les da el conocimiento, la capacitación y las herramientas, pero realmente pienso que los empresarios nacen, más no se hacen. La vida empresarial requiere trabajo, dedicación y continuidad. Muchos creen que al montar empresa se van a enriquecer al poco tiempo. No existen los buenos negocios a corto plazo, todo toma sus años. La mayoría de las personas no saben lo que es el sacrificio; no saben manejar sus gastos, no reinvierten y no toman riesgos. Cuando se es empresario hay tener clara la meta.

¿Qué consejo les daría a los jóvenes que están emprendiendo?

Yo les diría dos cosas: primero que deben tener la mente abierta para el cambio. Deben reinventarse y adaptarse a lo que sucede en el entorno de sus negocios. Segundo, que deben trabajar la persistencia. Uno debe profundizar en sus negocios, aprender de los errores y conocer bien el mercado.

¿Cuál es la clave del éxito?

Alguien decía que el éxito no viene por suerte, pero si se presentan oportunidades hay que aprovecharlas y sacarles el jugo. El éxito radica en eso: saber tomar una oportunidad y trascender.

¿Por qué cree que se debe crear empresa de Colombia?

La empresa crea riqueza, crea empleo y fortalece económicamente al país. Los países más exitosos son los que han tenido mayor capacidad empresarial. Pero para eso no se necesita recursos, sino únicamente ganas. Lo que más puede crear prosperidad es la gente.

Hay gente que dice que en el Valle del Cauca el liderazgo se ha perdido. ¿Usted cree que eso es cierto?

Lamentablemente sí, porque todo es consecuencia de muchos males sociales que nos afectaron muchísimo, siendo el narcotráfico el principal. Este flagelo permeó en una clase política muy talentosa y capaz, que a la final se hundió con la mafia. Ahí perdimos mucha gente que hubiera liderado grandes proyectos. Pero también reconozco que otro factor que aportó a esa pérdida fue situaciones de orden económico, con el volcamiento del país hacia las commodities, cosas en lo que no somos fuertes. El país descuidó la tierra, nuestro gran patrimonio y la calidad trabajadora de su gente.

¿Cuál es la responsabilidad social de Carvajal S.A? ¿La Fundación Carvajal hace parte de ese tema?

De ninguna manera. Ambas cosas son completamente distintas. La responsabilidad social de Carvajal S.A radica en el apoyo, la honestidad y el compromiso con sus trabajadores, clientes y proveedores, otorgándoles beneficios que ayuden a su crecimiento particular. Por otro lado, la Fundación Carvajal es un emprendimiento de filantropía con objetivos meramente sociales, que busca ayudar de la mejor manera posible, a la población vulnerable de la región

Comments

comments