Candidatos de bits y bytes

Candidatos de bits y bytes

Candidatos de bits y bytes¿Cuándo fue la última vez que fuiste a una manifestación política? ¿Hace cuánto escucharte el discurso de un candidato haciendo el ritual de promesas de campaña electoral? ¿Nunca? Pues lo mismo nos pasa a la mayoría, que sabemos hasta el último movimiento de Paris Hilton, David Beckham o la última desgracia de Méndez, pero no tenemos ni idea de lo que proponen quienes aspiran a gobernarnos. Y no es que no nos importe, sino que muchos políticos desarrollan campañas pensadas para seducir abuelitas o indignar jubilados, pero que no tienen ni idea de qué nos interesa o cómo lograr que los escuchemos.

Pues claro, si desde hace como 2000 años los políticos estaban acostumbrados a usar las plazas, parques y estadios para echar discursos y encender a las masas, como un DJ en una rumba electrónica. El problema es que ahora las ciudades son tan grandes y estamos tan ocupados que rara vez pasamos por una plaza como solían hacer los romanos por el Foro, y la única forma de pescarnos en yendo a donde pasamos la mayor parte del tiempo: frente a una pantalla.

El ejemplo lo pusieron los políticos gringos que abrieron perfiles en Facebook y Myspace, y que miden su popularidad por el número de amigos que tienen en la red. Hillary Clinton lanzó su campaña presidencial desde su página web y los simpatizantes del candidato Barack Obama montaron un video musical en YouTube llamado I got a crush… on Obama protagonizada por la buenona “Obama girl”. Tal vez eso explica que tenga casi el doble de “amigos” que sus copartidarios.

Realmente publicar noticias y comunicados de prensa en una página web es algo que hasta los políticos colombianos han venido haciendo desde hace años. Pero lo que es realmente nuevo es la participación directa de los electores a través de blogs y redes sociales con intenciones políticas, como la que movilizó en mayo a 1.8 millones de británicos a firmar una petición en línea que tuvo repercusiones en el gobierno.

Otro ejemplo de participación de los electores es el de los debates de los precandidatos presidenciales gringos, donde CNN invitó en julio a la gente de cualquier parte del mundo a subir sus preguntas a YouTube para que éstos las respondieran en vivo en un programa especial.

También hay casos paradójicos. El político japonés Kan Suzuki abrió en abril una oficina para su campaña en SecondLife, lo cual era bastante lógico en un país donde son fanáticos de la tecnología y están conectados casi todo el día. Sin embargo, se la hicieron cerrar a los pocos meses porque era contra la ley electoral creada en 1950.

Todavía falta ver si la popularidad alcanzada por estos candidatos en el mundo virtual se traduce en votos en el mundo real, pero al menos los políticos están buscando formas diferentes de llegarnos y convencernos de sus propuestas. En el siglo pasado, nuestros papás ponían la calcomanía de su candidato en el carro, pero ahora tal vez sea más efectivo que usemos nuestra lista de contactos de correo para difundir las propuestas de los candidatos que consideramos mejores. Quién sabe, tal vez si Uribe quiere gobernar un tercer período deba dejar de lado sus capacidades histriónicas y mañas de orador para tratar de convencernos a través de la red.

Comments

comments