Clavitorial: ¿Colombia la más educada?

Clavitorial: ¿Colombia la más educada?

 

clavitorial

Una responsabilidad de todos

Colombia está viviendo grandes cambios en sus procesos económicos, sociales y culturales gracias a su apertura con el mundo moderno. A pesar de las dificultades propias de ser una nación en vía de desarrollo, algunos expertos consideran que poco a poco ésta irá acoplándose a las exigencias y retos que supone la globalización, dado que las nuevas generaciones están apostándole a la innovación y a la creatividad. Sin embargo, con todo y que somos un país lleno de gente brillante, sufrimos todavía de un estado moralista que se quedó estancado en el siglo XIX y que tiene dentro de sus argumentos conceptos racistas, clasistas y excluyentes; algo que varios países hace mucho tiempo lograron superar.

El reciente escándalo de las supuestas cartillas impartidas por el Ministerio de Educación las cuales dizque hablaban de una “imposición ideológica de género” y que horrorizó a la población más conservadora (y desinformada) del país, dejó en evidencia que aún no estamos listos para dar un paso progresista en temas de diversidad y respeto a la diferencia. Aquí todavía nos regimos por la cultura goda y tradicional que dice que el “orden natural de la vida” es que los hombres lleven las riendas de las cosas, las mujeres agachen la cabeza y los homosexuales se escondan.  

"Aquí todavía nos regimos por la cultura goda y tradicional que dice que el “orden natural de la vida” es que los hombres lleven las riendas de las cosas, las mujeres agachen la cabeza y los homosexuales se escondan".

Ahora, el tema es álgido y por demás extenso, por eso no vamos a ahondar más en él; cada quien que piense lo que quiera. Lo que nos preocupa es que un asunto que involucró a nuestros jóvenes y a su formación académica, haya terminado en una contienda que nada tiene que ver con el asunto central a debatir. Del matoneo escolar pasamos al matoneo político donde la paz fue víctima del chantaje de unos cuantos opositores a ella, quienes aprovecharon las circunstancias para hacer su propaganda mezquina.

Desde estas páginas hemos promovido siempre que los debates son importantes para la construcción de una democracia sana. En nuestro impreso hemos recibido y publicado con gusto todas las opiniones sobre temas de alta sensibilidad social, moderando las discusiones que éstas generan y ayudando a sacar conclusiones y propuestas de cambio.

Por otro lado, ya que muchos se rasgaron las ropas por la educación de nuestros jóvenes queremos hacer, desde estas líneas, un  llamado a que realmente nos comprometamos a mejorarla, no dejando toda la formación académica, moral y ética únicamente a los colegios. Tenemos que reconocer que nuestras fallas educativas han empezado desde el hogar, con unos padres de familia que ignoran por completo lo que hacen sus hijos en la escuela. No es sólo el hecho de pagar una pensión, los cuadernos y los uniformes o asistir a las entregas de boletines, lo que debe hacer un papá o una mamá; la responsabilidad va más allá. Señores: hablen con sus hijos, conozcan sus sueños, hagan parte de sus proyectos y edúquenlos como ustedes crean es lo más conveniente para ellos; la clave está, en no dejarlos a su suerte. En la escuela se aprende a sumar, pero en la casa se forman seres humanos y ciudadanos de bien. Hagamos juntos la tarea.