Cómo nos ven desde fuera

Cómo nos ven desde fuera

Fotografía: Elisa Bosco

Mi nombre es Elisa Bosco, soy italiana y viví en Colombia dos meses.

Cuando me presentaron la idea de ir a Colombia para apoyar la apertura de una nueva sede de la compañía para la que trabajo, de inmediato contesté positivamente sin pensar mucho en las consecuencias de mi decisión. Mis amigos y compañeros me dijeron que tuviera cuidado en Colombia, que no confiara en nadie, que era un país muy peligroso.

Pienso que todo lo que sucede en la vida, sucede por una razón. Así que acepté el reto de pasar dos meses de mi vida en Colombia a pesar de lo que todos decían. Fue una decisión muy importante para mi crecimiento personal y profesional: tener una experiencia de vida en el extranjero que me permitiera conocer otro país, otra cultura, interactuar con otra gente y mejorar, al mismo tiempo, mi nivel de español.

Llegué a Bogotá el 7 de enero de 2011, y al principio tuve que acostumbrarme a la altitud de 2.600 metros sobre el nivel del mar, pero no fue tan difícil. Los fines de semana pude visitar esta maravillosa ciudad, que se caracteriza por su clima variable y sus trancones, probando diferentes platos típicos y conociendo algunas de sus atracciones principales, como la Plaza de Bolívar,  Usaquén, Monserrate, el Museo del Oro y la Candelaria.

Todo me encantó desde el primer momento. También los colombianos, que son muy amables y de buen corazón, personas que hay que tomar como ejemplo por su dedicación al trabajo y por el amor a su patria. Muchos me han preguntado qué fue lo que me gustó más de Colombia y mi respuesta siempre ha sido la misma: su gente.

Durante mis dos meses de estadía, viajé bastante para conocer este país encantador. Estuve en Villa de Leyva, Boyacá, y vi paisajes maravillosos. Visité Cali, cuna de la salsa y Cartagena, el lugar más turístico de Colombia.

Desafortunadamente me quedó poco tiempo para conocer en profundidad todos los lugares característicos de este gran país, pero lo que es cierto es que regresaré pronto.

Llevo conmigo muy buenos recuerdos. Y es una lástima que en el extranjero tengamos una visión negativa de Colombia, totalmente distinta de lo que es la realidad. Es un país encantador, con sus paisajes ricos en naturaleza y su linda gente. Un país que se está desarrollando rápidamente y que por cierto, será uno de los líderes a nivel económico, es un destino que vale la pena visitar.  Además pude comprobar que es cierta la frase que dice: ¡el único riesgo es quererse quedar!

Comments

comments