Coworking: Un nuevo estilo de trabajo

Coworking: Un nuevo estilo de trabajo

coworking

Cada vez es más común en Colombia escuchar a emprendedores y profesionales decir “estoy trabajando en un coworking” y a algunas directivas de compañías mencionar que sus oficinas se están convirtiendo en espacios de coworking. Pero, ¿qué es eso?

El Coworking se originó en el mundo de las empresas desarrolladoras de tecnología, y fue planteado por Brad Neuberg en 2005, con el objetivo de hacer reuniones de manera dinámica y que facilitaran el trabajo en equipo. El coworking más que un espacio físico donde nadie es propietario de cubículos y oficinas, es un ambiente enmarcado en una cultura colaborativa, como representación de la nueva fuerza de trabajo que se basa en valores centrados en el “poder de trabajar en comunidad”.

 

Las características que debe tener un espacio de coworking son:

 

Inspirarse para ser más productivo: los espacios de coworking están mínimamente equipados para hacer a las personas más productivas. Por ello deben contar con un muy buen Wifi, centros de impresión y fotocopiado, micro-salas de reuniones abiertas y algunas que se puedan reservar, acceso 24/7, espacios de trabajo compartidos, sistemas de telefonía digital, salas de estar y ambientes informales que puedan convertirse en espacios de trabajo, tableros en todas partes, estación de café y cocina. Así mismo, el diseño debe guardar un concepto acogedor, abierto y atractivo para quienes lo habitan.

El énfasis son las personas: estos espacios principalmente responden al principio de crear comunidad, pues sin la generación de esta dinámica se perdería la verdadera esencia del coworking. Por ello se debe facilitar la interacción, la posibilidad de conocer nuevas personas y hacer relaciones que favorezcan las ideas y los proyectos. Los espacios de coworking están pensados para propiciar los encuentros entre las personas con el fin de generar redes de trabajos y actividades para compartir conocimiento.

El cuidado por la apertura y la colaboración: los espacios de coworking guardan en su ambiente un respeto profundo por la persona, sin importar su raza, credo, nacionalidad, etc., favoreciendo la creación de una cultura centrada en el apoyo hacia el otro y en estar dispuesto a dejarse ayudar, donde se reconoce que los aportes, la colaboración y la crítica constructiva de todos los miembros de la comunidad, permiten crecer e ir más allá de lo establecido. Estos lugares deben ser totalmente incluyentes y deben contar con unas reglas y normas para el cuidado del espacio y para una sana convivencia enmarcada en unos valores y principios compartidos.

 

Existe un manifiesto mundial de coworking en www.coworkingmanifesto.com que ha buscado articular los valores y las intenciones detrás de este movimiento, haciendo hincapié en:

 

– Colaborar en vez de competir

– Comunidad en vez de agendas

– Participar en vez de observar

– Hacer en vez de decir

– Amistad en vez de formalidad

– Atrevimiento en vez conformidad

– Aprendizaje en vez de expertos

– Personas en vez de personalidades

– “El valor del ecosistema” sobre “la cadena de valor”

 

 

Autor: Oscar Mauricio Vásquez
oscar mauricio

 

 

Comments

comments