¡Dietas milagrosas!

¡Dietas milagrosas!

dieta

Ojo con lo que comes y lo que dejas de comer

 

Con el inicio de año y con todas las cosas que consumimos en diciembre, la mayoría se plantea hacer una dieta para bajar aquellas libras incómodas que ganaron entre buñuelo, natilla y otras delicias que la Navidad trae consigo. Verse bien en el verano y pensando en las próximas vacaciones de Semana Santa, se convierte en una obsesión para muchas mujeres y muchos hombres que los llevan a practicar dietas que ven por una red social o pasan por sus oídos de mano de algún amigo o conocido. En El Clavo queremos mostrar dos de las dietas más conocidas con sus CONTRAS y afectaciones al organismo.

La dieta de la proteína

Esta, que se ha vuelto tendencia entre la gente famosa, se trata de minimizar a cero el consumo de carbohidratos, los azúcares incluyendo frutas, y las verduras. En su lugar se potencializa el consumo de productos lácteos y carnes. Es una dieta efectiva para muchos, pero lo que no se sabe es que, por medio de esta, se acaba de a poco con algunos órganos como el hígado y los riñones. Además, que el organismo activa una sustancia para consumir la propia masa corporal del cuerpo. Así como también la falta de fibra, hará que el cuerpo no deseche elementos que deben ser sacados de nuestro cuerpo para un buen funcionamiento.

La dieta de la piña y el atún

Esta consiste en consumir una lata de atún en el almuerzo y otra en la cena, acompañada de una fruta que en este caso sería una piña.  Por sus propiedades diuréticas, la piña ayuda a eliminar muchas toxinas y el atún es un pescado que contiene gran cantidad de proteínas.  El peligro viene en esta dieta ya que luego de unos días, el atún puede bajar dramáticamente los niveles de colesterol y la piña llevaría en extremo las idas al baño afectando de manera directa a los riñones. Además de constantes mareos y debilidad.

Dicho por la nutricionista consultada Amy Samantha Salazar, no hay fórmulas mágicas y todo se trata de tener un balance sano entre consumir frutas, un régimen de comida saludable y mucho, pero mucho ejercicio.

Clávate el dato:

Come más lento: cuando se come rápido, según nos dice un estudio reciente, se reduce la liberación de hormonas que dan saciedad, por eso, comer más despacio nos ayudaría a comer menos y reducir las calorías ingeridas, por lo tanto, nos ayudaría a adelgazar.

Añade pimienta roja a las comidas: los condimentos y especias son grandes aliados al momento de adelgazar, pero la pimienta roja tiene algo especial según lo muestra la Univerdidad de Purdue en un estudio en el cual se señala que la pimienta roja de Cayena ayuda a reducir el apetito y a quemar más calorías después de consumirla en una comida. Su efecto termogénico que nos produce un gran calor tras su ingesta puede ser a causa de esta propiedad que ayuda a adelgazar.

Comer lejos de una pantalla: un trabajo publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition nos ofrece otro dato interesante que no podemos olvidar: comer delante de una pantalla o trabajando frente al ordenador al momento de la comida, aumenta el apetito a lo largo del día, da menos saciedad y fomenta el sobrepeso. Por lo tanto, al momento de adelgazar, recuerda comer lejos de las pantallas u otros distractores.

Beber agua antes de comer: otro dato de interés, sencillo de llevar a cabo, es el que se desprende de un ensayo realizado por la Sociedad Americana de Química que nos recuerda que beber dos vasos de agua antes de comer ayuda a perder peso y combatir la obesidad. Eso sí, agua o líquidos sin calorías.

 

Autor: Juan David Garzón
Twitter: @Juandescribe

juan david garzón

 

Comments

comments