Directorio de Fobias Raras

Directorio de Fobias Raras

¿Nunca ha visto a alguien que frente a una específica situación comience a sudar, se desmaye o grite como niña de cuatro años? ¡Pues claro! Si no, imagínese a su mamá donde vea un ratón…

Esa es una fobia lógica. Cómica, pero lógica, pero hay unas que francamente se quedan en cómicas:

Apeirofobia: Miedo al infinito.

¿Cuánto apostamos a que se la inventó un Buzz Light Year de puro cobarde?

Catisofobia Miedo a sentarse

¿Cuántas sillas habrá quebrado antes de asustarse al sentarse en una?

Cipridofobia Miedo a las prostitutas.

Ojala todos los hombres sufrieran de esta fobia, las mujeres nos ahorraríamos mucho en reclamos y celos.

Crometofobia Miedo al dinero.

Debe existir un 0,000000000000001% que la padezca, ¿quién tiene miedo de tener dinero?

Epistemofobia Miedo al saber y al conocimiento.

Es la excusa perfecta para los vagos que no les gusta estudiar. “Profe, profe, es que tengo epistemofobia”.

Espermatofobia Miedo al semen y a los gérmenes.

Mujeres, tomen nota: ya no es necesario decir “me duele la cabeza” para zafarse del sexo. ¡Esta es la excusa perfecta!

Fagofobia Miedo a comer.

Que le pasen la comida por sonda. Esta fobia la tuvo que inventar una persona con algún trastorno alimenticio… No poderse comer uno una hamburguesa del Corral o una pizza de Karen’s. Locos ellos.

Falofobia Miedo a una erección.

Pobre hombre que sufra de esta fobia, como no pueden controlar lo que les pasa allá abajo, se asustaría cada 9 de 10 y se volvería loco.

Gametofobia: Miedo al matrimonio.

Esta es la enfermedad actual de los hombres, alegan fobia para no casarse.

Kinesofobia Miedo al movimiento.

Que los conviertan en estatua, no veo otra solución.

Rabdofobia Miedo a las varitas mágicas.

Este llevó el miedo a Voldemort a otro nivel. Seguro se lo inventó alguien que odia a Harry Potter, ¿qué cree que le va a hacer una varita mágica? ¿Matarlo? Máximo se la entierra en un ojo… O en otro sitio más doloroso.

Socerafobia Miedo a los suegros.

Esta fobia es un padecimiento constante, en su gran mayoría, por los hombres, así que un hombre debió inventarla para no tener que volver a ver a los suegros ¡jamás!.

Comments

comments