El Clavo me inspira

El Clavo me inspira

POESIA

Sin título

Hoy como ayer, desperté
y el rocío de la madrugada
humedeció mi alma
para aguantar la aridez
de un día más sin ti.

Hoy como ayer
me ronda un lúgubre espectro
me ronda la muerte
me ronda tu olvido

Y.G.A
Psicología
PREVIO
…Desperté y el mundo era pequeño otra vez;
quise escribir pero al llanto no lo pude contener,
quise llorar y la tinta se rebosó y se esparció a
mis pies.
Quise limpiar y la tinta escribió por mí,
quise volar, pero el afán me retuvo los pies,
quise morir, pero volví a existir;
Ahora quiero soñar, pero temo que al soñar:
pueda morir…

Mariana Soler

CUENTO CORTO Y PROSA BREVE:

Primera Cita
Lo había conocido en un gimnasio. Al principio lo miraba de reojo cuando estaban en al sección de aeróbicos.
En las pesas buscaba la forma de quedar frente a él, para deletairse con la belleza de su rostro y la excitante forma de sus músculos.
Le gustaba su voz de macho y su aroma de hombre fino. Tomó la decisión y con cualquier pretexto inició una conversación que los llevó a la primera cita. Se arregló como una princesa y se sentó en la sala  a esperar el momento. Una sensación deliciosamente extraña se paseaba por su vientre.
Durante el camino, le dijo que por ser la primera vez en la discoteca se encontrarían con un amigo. Afortunadamente no era persona de complicaciones y misterios, por eso, no tuvo ningún problema para disfrutar su piña colada, mientras los dos hombres bailaban el primer bolero de la noche…

Miguel Fernando Caro Gamboa
De su libro “Alas”

Erótico
Mi mano cayó al azar sobre tu pecho, no fui consciente de ello hasta sentir tus pezones erizados y en silencio vencí el primer botón sin que dijeras nada.
Sólo una mirada a el más mínimo gesto hubiera sido suficiente para detenerme, pero no, la hilera de botones se rendía bajo mis dedos y tus ojos cerrados, tu boca entreabierta y la respiración agitada me sumergieron en los dominios de tu vientre cálido, que me invitó a conocer tu manantial de esencias misteriosas, donde mis labios y mi lengua se deleitaron hasta que el último de mis poros se impregno con tus orgasmos.

Miguel Fernando Caro Gamboa
De su libro “Alas”

EN SILENCIO

Y pienso cómo llegar a tu boca,
sólo  para mostrarte, que para amarnos
no hace falta un arco iris sobre el mar,
ni mil palabras escritas sobre la arena…

Sólo tu mirada clandestina y
tu aliento entrecortado,
son suficientes para que halles
jazmines florecidos en el edén
donde confluyen mis sentidos…

No te pido el sueño
de una noche iluminada,
ni la flamante hermosura
del rocío en primavera.
Apenas te insinúo mi corazón,
sin uso de razón
y cada madrugada cayendo sobre tus ojos
tibios,
bajo la sutil caricia
de mis dedos
que te tocan con ese fervor
que inspira lo sagrado.

Recorro tu alma cristiana,
llena de sueños,
de música,
con melodías inentendibles
para quien se sumerge
en la plenitud del mar con calma…

En medio de este silencio
que me embruja,
lentamente y poco a poco,
te conviertes
en abrigo de mi piel de ámbar,
en regocijo de mis tardes tristes,
en el beso que siempre llega sediento
y contempla cada puesta de sol
con la esperanza
de que algún día
estés aquí esperando
la misma estrella
que espero yo.

Karen Alexandra Gaitán Molina
Ingeniería de Sistemas

Comments

comments